Venta de Accesorios para tu Mascota
Visitanos en Facebook
 
 
Principal

Sementales

Hembras

Camadas

Fotos Perrunas

Consejos

Historia del Bóxer

Salud y Enfermedades

Adiestramiento

Cuidados de su Cachorro

Comportamiento

Guia para perros adultos

Trabajo

Enlaces

Contacto

Salud y Enfermedades

Ejercicio y ambiente

Para su buena salud y desarrollo, el cachorro de bóxer necesita realizar bastante ejercicio y llevar una dieta controlada. La cantidad de ejercicio y alimento depende de la edad. El cachorro pequeño, antes de ser destetado y separado de sus hermanos, juega con los demás hasta que se cansa, y todos se enroscan a descansar. Este ejercicio, con suficiente descanso, es esencial para el crecimiento de los cachorros. A medida que va creciendo, el bóxer necesita hacer ejercicio para mantenerse en condiciones y desarrollar su musculatura. Además de hacerlo jugar con distintos elementos, como puede ser una pelota, es indispensable sacar al perro a pasear diariamente.

Potenciales problemas de salud

Los Bóxers son susceptibles a los tumores. Entre sus posibles problemas también esta la displasia.Sufren de epilepsia. Muchos de ellos suelen ser delicados de piel y padecer algún tipo de enfermedad cutánea; la dermatitis alérgica es la más común. Los bóxers de color blanco suelen ser los más susceptibles a las enfermedades hereditarias, ya que es considerado una falla en el cruzamiento, estos bóxers no pueden participar de ninguna competencia. La ocurrencia de esas enfermedades no es alta, y si a esto se le agrega que el cachorro será comprado a un criador, que provee todos los certificados de salud para sus ejemplares, aumentan mucho las posibilidades de tener un animal saludable.

Bóxers blancos

Los bóxers blancos no son tan apreciados como los marrones o de otro color. Se dice que no son del todo de raza pura, pero eso no es cierto. Esos perros son iguales que los otros, pero en otro color. Dado que pueden padecer diversos problemas de salud, no se les aprecia tanto, pero si el perro no padece ningún problema es como cualquier otro. Si tiene un problema de salud tampoco hay que pensar que es un perro mestizo o que no es totalmente puro. Además el bóxer blanco no es aceptado por la F.C.I.

En la raza Bóxer, las marcas blancas son producidas por el gene semi-recesivo sw. Los Bóxer dorados o atigrados con marcas blancas llevan una sola copia de sw. Los Bóxer blancos llevan 2 copias de sw. (Nota: los Bóxer blancos no son albinos. El albinismo está determinado por un gene distinto y los ejemplares albinos, a diferencia de los Bóxer blancos, carecen totalmente de pigmentación).

Desgraciadamente, el color blanco producido por las 2 copias de sw va asociado con problemas de sordera en un porcentaje nada desdeñable de casos. Este tipo de sordera se desarrolla en el cachorrito en sus primeras semanas de vida, comenzando cuando el canal auditivo está todavía cerrado. El proceso es complejo, pero se puede resumir diciendo que se produce a causa de la ausencia de células productoras de pigmento (melanocitos) en los tejidos internos del oído.

El Bóxer de color dorado o atigrado no presenta ningún problema de sordera.

Este tipo de sordera no es exclusiva del Bóxer blanco, ya que se produce también en otras razas que son blancas por la misma razón genética (esto es, el llevar 2 copias de sw), por ejemplo el Dálmata, Bull Terrier blanco y otras.

Leptospirosis, leptospira en perros

La leptospira es una bacteria que afecta humanos, perros, cerdos, ganado y roedores principalmente. La leptospirosis como se le llama a la enfermedad causada por esta bacteria, es subestimada en nuestro país, a pesar de que se puede transmitir al humano. La leptospira tiende a estar en climas con lluvias, ya que requieren de humedad para sobrevivir en el ambiente.

Signos de Leptospirosis

La leptospirosis afecta principalmente al hígado y riñón del perro, por lo que presenta como signos más comunes: ictericia (color amarillento en las mucosas), problemas en la micción, sangre en orina, además de pérdida de peso, vómito, dolor abdominal, depresión, fiebre, entre otros. Algunos ejemplares presentan únicamente depresión, es decir, que se ven como desganados y no comen del todo bien, aunque también se han asociado en casos crónicos, con problemas articulares, neurológicos, respiratorios, oftalmológicos, vasculares y abortos. Sin la atención adecuada se puede llegar a producir insuficiencia renal o hepática y provocar la muerte del paciente.

Transmisión y factores de riesgo

La transmisión puede ser directa, a través de contacto con orina, contacto sexual, descargas del aborto, fetos, etcétera. También se puede contagiar de manera indirecta, a través de ambientes contaminados con la bacteria como vegetación, comida y agua.

La leptospirosis es más común en climas con humedad, por eso es que en zonas tropicales o áreas con climas templados, en temporada de lluvia son más frecuentes las infecciones por la leptospira. Es un error considerar a las ratas como los únicos transmisores, ya que sólo son una fuente más de infección. Los parques con pasto, humedad y muchos perros, son una gran fuente de contaminación para nuestras mascotas.

Diagnóstico de Leptospira

El diagnóstico de la leptospira se realiza en un laboratorio especializado donde se analizan muestras de orina y sangre.

Tratamiento

Esta enfermedad si es curable, para hacerlo se deben realizar tratamientos con antibióticos específicos por un mes aproximadamente. Además, como la leptospira tiende a estar en sangre y en riñones, deben darse antibióticos para eliminar la bacteria del torrente sanguíneo y otro diferente para eliminarla de los riñones.

Prevención

Para evitar la enfermedad es necesaria la vacunación, existen diferentes variedades de la enfermedad, sin embargo, la mayoría de las vacunas que se aplican sólo incluyen algunas de ellas; por otro lado,  además de esta problemática, la protección que otorga la vacuna es de seis meses cuando mucho, a diferencia de otras vacunas para enfermedades como moquillo, parvovirus, hepatitis y rabia, las cuales  protegen a las mascotas por un año.

Los lugares donde tengan una mascota con leptospira deben ser limpiados varias veces por día, desinfectando principalmente donde orina y deberán ser manejados con guantes de látex hasta que se los indique su médico veterinario.

Los propietarios con mascotas diagnosticadas con leptospira requerirán acudir de preferencia con un médico especialista en enfermedades tropicales, ya que muchos médicos generales minimizan a la enfermedad por desconocimiento.

Tips:

  1. Vacuna anualmente a tu mascota contra rabia, moquillo, adenovirus, influenza, parvovirus y hepatitis, y cada seis meses contra leptospirosis.
  2. Revisa que la vacuna que utilicen con tu mascota contenga varias variedades de leptospira.
  3. Los perros que viven en lugares con roedores, vegetación y lluvia tienen más probabilidades de infectarse, por lo que ranchos, montañas así como puertos son zonas de alto riesgo.
  4. Si tu perro va a entrar a una pensión o escuela de entrenamiento donde conviven muchos perros, es recomendable vacunar contra leptospira a su mascota al menos un mes antes de ingresar.
  5. Si tu perro puede ser portador de la enfermedad ve con tu médico veterinario a que lo revise y descarte la enfermedad a través de la prueba de sangre.
  6. Evita el contacto de perros sospechosos (perros de la calle o descuidados), sobre todo si hay niños en la familia.
  7. Evita llevar a tu mascota a parques con muchos perros, sobre todo en temporada de lluvias.
  8. Una vez comenzado el tratamiento no lo debes suspender por ningún motivo hasta terminar las cuatro semanas.
  9. Si tu perro fue positivo a leptospira, es indispensable hacer muestreos de control después del tratamiento.
  10. Visita a tu medico y asegúrate de aclarar todas tus dudas.

El baño del perro

La calidad del pelaje (brillo, color, etc.), está determinada principalmente por la genética del ejemplar, la nutrición, la salud y por el baño o estética. Las características genéticas, cada ejemplar las trae o no dependiendo de sus antecesores; la nutrición es esencial para tener un buen pelaje, la calidad del alimento ofrecido es prioritaria, especialmente en relación al aporte de ácidos grasos esenciales incluidos en muchos alimentos comerciales o suplementados por ciertos nutrimentos como el pescado, mantequilla o bien por suplementos diseñados específicamente con estos fines.  El pelaje es el reflejo del interior de la mascota, muy frecuentemente los médicos veterinarios podemos suponer de enfermedades a través de cambios en el manto. Por último, y no menos importante, el aseo metódico y correcto del perro es un factor determinante en el pelaje de un ejemplar. El baño del perro es una actividad necesaria para mantener en buenas condiciones el manto y la higiene en general de la mascota.

¿Cada cuándo?

La frecuencia del baño siempre ha sido un tema controversial ya que se pueden encontrar recomendaciones tanto de llevarlo a cabo de cada semana, hasta quienes opinan que a lo sumo cada dos meses. La realidad es que la frecuencia del baño dependerá de las necesidades de cada perro y cada familia, ya que hay perros muy limpios y algunos otros que por su entorno se ensucian varias veces en un mismo día.  Por supuesto las mascotas que viven en departamento pueden requerir una frecuencia más cercana ya que inclusive sin ensuciarse pueden presentar mal olor en cuestión de días, hay razas predisponentes al mal olor como los shar-pei, bulldog francés, bulldog inglés, mastines, por mencionar algunos, mientras que hay otros perros que casi no presentan el “olor de perro” como los dachshunds o teckels.

La recomendación general es bañarlos cada dos o tres semanas siempre habiendo excepciones particulares.

El baño de los cachorros debe iniciarse al terminar su vacunación ya que puede ser una actividad estresante que baje sus defensas y los exponga a enfermedades.

Tipos de jabón

El champú a utilizar con los perros es un punto muy importante, en el súper la mayoría de los jabones y champús ofrecidos son antipulgas para “prevenir” estos parásitos, pero son la peor elección si se trata del jabón de uso común; estos jabones antipulgas únicamente están recomendados en caso de que los perros presenten pulgas y bajo la indicación de un médico veterinario, ya que efectivamente matan a las pulgas que se encuentren presentes durante el baño, pero no previene la infestación y si resecan el cuero cabelludo del manto, provocando con la resequedad, comezón, descamación blancuzca y muchos problemas.

Es recomendado utilizar champú para cachorro o perro ya que el uso de champú de uso humano puede provocar resequedad también, a pesar de utilizar los anticaspa o más vitaminados del mercado.

Existen jabones y champús medicados específicamente para problemas en particular que ayudan mucho a recuperaciones más rápidas de lesiones, comezón, resequedad, hongos, etc. estos medicamentos son indicados de acuerdo a cada caso por el médico veterinario.

El enjuagado debe hacerse muy abundantemente de preferencia con agua tibia, ya que el acumulo de restos de jabón, inclusive de cachorro, también puede provocar resequedad y caspa.

El secado

El secado de preferencia debe realizarse con toallas secas destinadas para cada ejemplar, en caso de utilizar secado con aire (secadora) debe utilizarse aire tibio para evitar quemaduras.

Tips:

  1. El pelaje de un ejemplar lo determina la genética, la nutrición, el estado físico y el baño.
  2. Nunca bañes a los cachorros hasta completar su carnet de vacunación.
  3. Utiliza champú específicamente para perro.
  4. No utilices jabón antipulgas a menos que tenga pulgas tu mascota y haya sido recomendado por un médico veterinario.
  5. El baño en general debe realizase cada dos o tres semanas, salvo en casos especiales y que lo indique su médico tratante.
  6. Utiliza agua tibia, los manguerazos ya no están de moda.
  7. El enjuague es muy importante, no escatimes el agua ya que con el doble  pelaje de los perros, se dificulta el retiro del jabón.
  8. El secado debe realizarse con toallas, el sol y en caso de utilizar secadora, que sea con aire tibio.
  9. En caso de presentar problemas de piel, el veterinario te recomendará champús específicos para cada problema.
  10. Para cualquier duda visita a tu veterinario.

Ciclo Estral, Estro, Celo en las perras

La perra tiene un modelo de reproducción muy particular, resulta muy útil e interesante entenderlo y es la razón de este artículo, ya que con esta información será mucho más fácil tener éxito tanto cuando se quiera tener cachorros, como para evitarlos.

Estro

Se le llama estro o celo a una de las etapas del ciclo en la perra, en la cual se presentan signos muy claros y fáciles de identificar por los propietarios, entre ellos: inflamación de la vulva (hasta cinco veces su tamaño), atracción a los machos, descarga vaginal sanguinolenta. El primer celo en las perras puede presentarse en promedio entre los seis meses y el año y medio de edad.

El ciclo estral en las perras ocurre por lo general cada 6 ó 12 meses, a diferencia del ciclo menstrual en la mujer, que como su nombre lo indica se presenta cada mes. Su variabilidad en la duración depende de la raza y talla, en general las razas de talla pequeñas tienden ha presentarlo más seguido que las razas grandes, esto es, existen perras que tienen el celo cada 4 meses y otras en las que pueden pasar hasta 15 meses y ambos casos podrían ser normales. Una singularidad es que el celo nunca deja de presentarse a lo largo de toda su vida, pueden espaciarse el tiempo entre cada estro, pero no hay una menopausia como tal.

Los signos que previamente fueron descritos, tiene una duración diferente entre cada perra y también pueden variar entre cada celo en  una misma perra; es importante saber que pueden ser desde tres hasta 40 días, y es por esta razón que algunos propietarios no llegan a identificar cuando su perra está en estro. En la mayoría de las perras tiene una duración de 15 días.

9, 11, 13?

Existen muchas creencias a cerca de los días en los cuales se deben realizar las montas para que quede gestante una perra, la más popular es procurar las montas el día 9, 11 y 13 a partir de que se detectó el celo, el problema es que por lo general los primeros días no presenta sangrado la perra, no atrae machos, no tiene demasiado inflamada la vulva y los propietarios identifican el celo cuando ya han transcurrido algunos días. 

Otra práctica común es iniciar las montas después de que la perra deja de sangrar ó cruzarla cuando acepta al macho. Para mala fortuna de muchos, la perra es el único animal doméstico que puede permitir la monta de un macho sin estar fértil e inclusive, sin estar en celo, y también se da el lujo de rechazar a los mejores ejemplares cuando está fértil, simplemente porque no le simpatiza y permitir la monta al perrito de la calle más escuálido de la colonia. Las perras sobre protegidas, principalmente de raza pequeña, son las común mente rechazan las montas.

Un dato a recordar, es que el 90% de veces por las que las perras no quedan gestantes, son por intentar las montas en días equivocados.

El consejo para iniciar será intentar realizar las montas cuando la perra lo permita, se recomienda realizarlas cada 3er día, el número de montas que se puedan hasta que la perra no acepte al macho, si sólo se cuenta con el macho para dos montas, está bien, lo importante es que se den el mayor número de montas posibles. La razón para espaciar las montas en días terciados, es que la calidad del semen deteriora con montas diarias, pero si sólo estará tres días con la perra, crúcelo los tres días.

Si esta opción no funciona porque la hembra no aceptó al macho que elegimos, o no quedó gestante, entonces usted requerirá ayuda de un veterinario especializado para realizar un monitoreo a la perra para saber en que momento del celo es fértil y/o realizar inseminación artificial.

Citología vaginal exfoliativa e Inseminación artificial

La citología vaginal exfoliativa (CVE), es una técnica práctica, económica y valiosa, para identificar el momento en que la perra se encuentra fértil a través de la observación de las células de descamación que se encuentran dentro de la vagina, por medio de una colecta con un hisopo estéril y una tinción, se identifican el tipo de células en el microscopio y se pueden relacionar a niveles de estrógenos en sangre y con esto a la fertilidad. A pesar de ser un procedimiento sencillo, debe realizarse por un veterinario especializado, ya que se requieren conocimientos para evitar complicaciones como infecciones vaginales y mala identificación de células, que resultaría contraproducente.

En caso de identificar el momento fértil del estro y que la perra no se deje montar, se cuenta con la posibilidad de realizar una inseminación artificial (IA), que es un procedimiento muy eficaz, con grandes ventajas y no es costoso, por supuesto, realizado por un veterinario especializado.

 

Displasia de cadera en perros

La displasia de cadera es una enfermedad degenerativa de la articulación coxofemoral (la cadera en su articulación con el fémur). Es muy común que se presente en perros de raza grande, además de que hay razas con mayor predisposición a sufrirla; esta enfermedad, puede presentarse en un solo lado o en ambos a la vez.

La articulación coxofemoral está formada básicamente por tres estructuras: la primera es el acetábulo que se encuentra en la cadera, es una cavidad donde se inserta la segunda estructura que es la cabeza del fémur, que tiene una forma de pelota y por último el ligamento que une fuertemente la cabeza femoral al acetábulo. En una articulación normal tanto el acetábulo como la cabeza de fémur están rodeados por tejido que hace que la zona articular tenga un movimiento suave, sin fricciones ni molestia, es sumamente estable y firme.

En la displasia de cadera la articulación tiene laxitud en músculos y ligamentos, el tejido articular suave se pierde, hay deformación en la cabeza del fémur, presentando zonas planas o bordes salidos, además de que el acetábulo puede estar muy abierto y provocar un moviendo burdo, golpeteo en la zona articular e inclusive una luxación, es decir que se disloca el fémur de la cadera provocando dolor agudo al perro.

Signos

En casos donde el desarrollo de la displasia es muy prolongado, es frecuente que los propietarios no noten los cambios por su presentación gradual o porque aparecen muy lentamente, es decir, en un inicio sólo ven molestias en el perro al ejercitarse, que evita la extensión completa de los miembros traseros, presentación de claudicación, dolor y pérdida de masa muscular. Los signos pueden variar dependiendo de la severidad del caso, la tolerancia del ejemplar y el desarrollo de la enfermedad.

Factores predisponentes

Todos los perros pueden sufrir la displasia de cadera, sin embargo las razas grades y gigantes son las más predispuestas a padecerla. Pastor Alemán, Labrador, Cobrador Dorado, San Bernardo, Rottweiler, Gran Danés y las cruzas de estas razas, sin embargo, como decíamos, todos los perros pueden padecer la displasia de cadera.

La genética está involucrada, y juega un papel importante, ya que los perros que padezcan la displasia de cadera no deberían de ser reproducidos inclusive aunque estéticamente sea un ejemplar único, ya que se ha comprobado que los hijos tendrán una gran posibilidad de padecer esta enfermedad. Por esta razón la Federación Canófila Mexicana (FCM), ha llevado el programa de Displasia de Cadera donde evalúa a los ejemplares a partir de los 15-18 meses para saber si sufren de displasia y eliminar a estos ejemplares de los pies de cría.

La nutrición es otro elemento importante que influye en la presencia o no de la displasia de cadera. En perros de razas grandes es importante dar dietas con menores cantidades de energía que en cachorros de raza pequeña, ya que el sobre peso, así como el crecimiento acelerado, provocan una degeneración articular fuerte, es por esto que las líneas de alimentos que se venden en clínicas veterinarias presentan una dieta especial para perros de razas grandes y gigantes, ya balanceadas para evitar esta enfermedad.

El uso de alimento no especializado del súper o dietas caseras también está asociado a la presentación de displasia de cadera.

El ejercicio es otro punto a contemplar ya que los perros sobre ejercitados en edades jóvenes, al  igual que los perros con masa muscular pobre, tienen más posibilidades de tener problemas articulares, lo ideal es realizar ejercicio moderado tal como caminatas y si es posible la natación, ya que ambas conllevan un ejercicio de bajo impacto, que provee de una buena masa muscular, sin los riesgos del ejercicio excesivo.

Por lo general, el diagnóstico de la enfermedad se hace con un examen ortopédico, acompañado de estudios de rayos X, en ocasiones muy severas con la historia clínica y el examen físico general se puede suponer del problema. Sin embargo hay muchos diagnósticos tempranos incluso sin signos clínicos, debido a que criadores serios realizan estudios previos a cruzar sus ejemplares para asegurarse que no son un peligro para utilizarse como pie de cría, o bien por medio del estudio realizado en la FCM a todos los ejemplares que obtienen el título de campeonato, en los cuales se solicita como requisito la prueba de displasia de cadera.

Tratamiento

El tratamiento médico consiste en la administración de antiinflamatorios específicos para reducir el dolor de las articulaciones, así como la administración de vitaminas y suplementos que favorezcan la formación de cartílago y retarden el daño en las articulaciones y vitaminas.

El control de peso es vital para no forzar de más las articulaciones, así como el ejercicio moderado para formar masa muscular que de soporte y ayude a las articulaciones.

El tratamiento médico es sólo temporal, ya que la degeneración es progresiva, y con la terapia medica únicamente se retarda el desgaste articular.

El tratamiento quirúrgico es la mejor opción en la mayoría de los casos. La técnica recomendada dependerá de las posibilidades económicas de los propietarios y del caso en particular. El procedimiento quirúrgico más común es la excisión artroplástica de la cabeza femoral, es decir el retiro de la cabeza del fémur, dejando libre la pierna, con esto se elimina el dolor, se forma una pseudo-articulación fibrosa y aunque se pierde un poco de movilidad y requiere de rehabilitación posterior a la cirugía, la recuperación en general es exitosa.

Tips:

  1. Antes de adquirir un cachorro infórmate si es predisponentes a alguna enfermedad.
  2. Compra ejemplares con criadores serios que te muestren los estudios que avalan que sus ejemplares están libres de displasia de cadera.
  3. Como comprador puedes pedir una garantía por enfermedades genéticas dentro de las cuales se encuentra la displasia de cadera.
  4. Ofrece dieta a tu ejemplar de acuerdo a su talla, sobre todo en caso de cachorros y perros jóvenes.
  5. Ejercita moderadamente a tu perro con caminatas diarias, sin movimientos bruscos.
  6. Si tu perro tiene poca masa muscular en los miembros traseros, cojea o presenta molestias al movimiento, llévalo de inmediato al veterinario para que lo valore.
  7. Si tu perro ha sido diagnosticado con displasia de cadera, no lo utilices para reproducir.
  8. Pregunta a tu veterinario por los medicamentos y cuidados generales para dar soporte a perros que padecen osteoartritis.
  9. La valoración de los pacientes, además del examen ortopédico, debe apoyarse con estudios de rayos x.
  10. Visita a tu veterinario.

Distemper o  moquillo canino

El distemper o moquillo es una enfermedad viral altamente infecciosa. El virus se transmite a través de secreciones y excreciones de perros infectados  y aerosoles (partículas en el aire).

Se llama moquillo porque uno de los signos más frecuentes es la secreción nasal abundante, sin embargo el virus afecta muchos sistemas.

  • Respiratorio: secreción nasal, estornudos, tos, congestión, neumonías.
  • Digestivo: vómitos y diarrea, a veces con presencia de sangre.
  • Neurológico: tics, convulsiones y falta de coordinación, son algunos daños.
  • Oftalmológico: Conjuntivitis, lagañas.
  • Dental: Crecimiento anormal de los dientes.

 Un perro enfermo puede presentar uno o combinaciones de todos los signos.

El tiempo que pasa desde que un perro tiene contacto con el virus hasta que presenta algún signo puede tardar entre cinco a 24 días aproximadamente.

El virus afecta cachorros y adultos, los cachorros entre seis y 12 semanas, sin vacunas, separados de su madre antes de tiempo, inmunodeprimidos (bajos de defensas), perros de tiendas de mascotas ―donde reclutan perros de todos lados―, son los perros más susceptibles a enfermarse y con el peor pronóstico.

El diagnóstico se realiza a través de los signos, el examen físico realizado por el veterinario, y pruebas de laboratorio. El hemograma o biometría hemática es uno de los estudios que se deben hacer para detectar la posible infección de moquillo; en perros infectados se observa comúnmente una disminución de leucocitos (las células de defensa), que decrecen por el virus. Esta baja de defensas favorece la complicación del cuadro por infecciones secundarias.

Otra prueba de laboratorio es el diagnóstico de distemper en sangre o en conjuntiva. Este estudio determina si el perro está o no infectado con el virus, es muy seguro si sale positivo, sin embargo, se pueden obtener falsos negativos, es decir, que el perro puede estar infectado, aun cuando la prueba dé resultado negativo.

En caso de presentarse la enfermedad, la atención médica debe ser muy agresiva y rápida, ya que los cachorros pueden venirse abajo en cuestión de horas por la deshidratación y la complicación de los problemas respiratorio y digestivo principalmente.

Es importante señalar que no existe un tratamiento específico contra el virus, lo que se hace al tratar un enfermo es ir controlando firmemente  los signos conforme vayan apareciendo. Por ejemplo, si presenta vómitos, hay que hidratar y dar medicamentos que inhiban el vomito, si presenta congestión pulmonar se dan expectorantes y antibióticos, etc.

En muchos casos debe hospitalizarse al enfermo, para tenerlo en observación día y noche; mantenerlo con suero intravenosos y aplicar medicamentos para incrementar sus células de defensa (glóbulos blancos), ya que al final, serán sus defensas, las que responderán específicamente contra el virus.

El tratamiento puede durar unos cuantos días o semanas, esto dependerá de cada paciente y su respuesta específica contra el virus. Sin embargo, los perros que salgan adelante, pueden llegar a presentar signos neurológicos en meses, años o nunca.

La mortalidad del distemper es del 50%, esto quiere decir que la mitad de los pacientes se salva, siempre y cuando sea atendido a tiempo por un médico veterinario, se apliquen los medicamentos para incrementar sus defensas ya que con todo esto, se incrementan las posibilidades de mejoría.

La prevención es primordial para el control del distemper, comenzando por vacunar a las perras que se planean cruzar, para que al momento de lactar tengan una gran cantidad de anticuerpos y sus cachorros sean protegidos. Los principales laboratorios recomiendan la aplicación de tres dosis de vacunas que incluyan el distemper, separadas por dos o tres semanas entre cada una. Por todo lo anterior, evite comprar perros en tianguis y tiendas de mascotas donde sólo le garanticen al perro por una semana o menos, ya que como vimos antes, de nada servirá.

Tips:

  1. No compres problemas, adquiere tus cachorros en tiendas y criaderos serios, donde te entreguen carnet de vacunación con una o dos vacunas identificadas con las etiquetas del laboratorio.
  2. No compres perros con menos de dos meses de edad, cualquier perro mayor de dos meses debe tener toda la dentadura completa.
  3. Si tuviste un perro enfermo con moquillo, asegúrate de desinfectar bien el lugar, platos, juguetes antes de adquirir otro. Infórmate con tu veterinario.
  4. Vacuna las perras que estén programadas para cruzarse en el siguiente celo.
  5. Asegúrate que los cachorros recién nacidos reciban el calostro en las primeras 12 hrs.
  6. Vacuna a cachorros entre 6 y 12 semanas con tres dosis que incluyan distemper, separadas de 15 a 21 días cada una.
  7. Si tienes un cachorro con alguno de los signos del moquillo, no esperes a ver si se mejora solo, llévalo de inmediato a consulta con el médico veterinario.
  8. Es importante terminar los tratamientos indicados por el veterinario aunque el perro parezca más contento o como si ya estuviera sano.
  9. Si no mejora en tu casa en unos días ya con tratamiento del médico veterinario, lo mejor será hospitalizarlo.
  10. Cualquier enfermo tiene posibilidades de salvarse siempre y cuando no presente signos neurológicos, ya que éstos son irreversibles.

Sarro dental en perros, Enfermedad Periodontal

El mal aliento (halitosis) es un problema común en los perros de compañía que, además de presentar un olor desagradable puede ser un signo de enfermedad de su mascota. Las razas pequeñas tienden a presentar más el problema por diversos factores como la acidez de la saliva, dientes más chicos y pegados que predisponen que el alimento se atore, además de que los perros pequeños al estar dentro de casa suelen recibir alimento casero, que es el principal factor para presentar sarro dental.

¿Cómo se forma el sarro?

El sarro en un inicio se produce con la placa dento-bacteriana, a la cual se agregan restos de la comida que se va descomponiendo, calcio y bacterias, conformando el mal olor que llega a percibirse inclusive a metros de distancia.  El sarro se acumula gradualmente en superficies rugosas, sobre todo entre los dientes y debajo de la encía, provocando que esta última se enrojezca, inflame y se retraiga poco a poco, lo que se le conoce como gingivitis, además se reabsorbe el hueso del diente, debilitando la unión del diente a la mandíbula, lo cual a mediano plazo ocasiona la perdida de piezas dentales. A la enfermedad provocada por el sarro, materia orgánica, gingivitis, etcétera, se le da el nombre de enfermedad periodontal.

Una vez formado el sarro, se convierte en una piedra que no se puede quitar sólo modificando la dieta o cepillando los dientes, debe ser removido a través de instrumental similar al que se emplea en humanos, en este sentido, lo más actual es la utilización de ultrasonido para fraccionar el  sarro sin lesionar el esmalte de los dientes, para posteriormente pulir la superficie de los dientes con un micro motor y dejarlos limpios y con una superficie completamente lisa.

En casos en los que la enfermedad periodontal es muy severa se llegan a perder piezas dentales en el procedimiento de limpieza, no tanto por el manejo, sino porque suelen haber piezas que sólo se mantienen sujetadas por el mismo sarro, que no son funcionales y pueden provocar la formación de abscesos o infecciones más severas a la mandíbula.

Profilaxis dental

El procedimiento de limpieza dental en general no tarda más de 40 minutos, pero para el caso de los perros es indispensable realizarlo bajo anestesia general, y el miedo a ésta es una de las principales razones por las que los propietarios se niegan a realizarlo; como parte del tratamiento  pueden realizarse estudios pre quirúrgicos previos a la profilaxis dental, dar un tratamiento de antibiótico días antes y, en pacientes con mayor riesgo, llevarlo a cabo con anestesia inhalada, así como ultrasonido y micro motor,  para disminuir el tiempo de anestesia y limitar al máximo los riesgos propios de la anestesia general, ya que la enfermedad periodontal no sólo afecta a los dientes y provoca mal aliento.

Los perros no pueden sudar para eliminar el calor corporal, ya que ellos sudan por la nariz y cojinetes de las patas, su mejor mecanismo para bajar la temperatura es jadear, esto quiere decir que inhalan aire con mayor intensidad, pero este aire antes de introducirse, pasa por las bacterias, alimento en descomposición y demás componentes del sarro, para después introducirlos a las vías aéreas, por esto, es común que los perros con sarro dental sufran de problemas respiratorios recurrentes; además, como el aire de pulmones llega a oxigenar la sangre que va directo al corazón, el sarro es un factor que puede desencadenar infecciones en corazón.  Por último, y de igual importancia es el hecho de que las bacterias ingeridas al pasar al tracto digestivo predisponen a infecciones intestinales, vómitos, etc.

Prevención

Cepillado. El cepillado dental es sin duda la mejor acción preventiva para la enfermedad periodontal, existen cepillos para perros con diferentes formas, tamaños, texturas, etc. Con tres cepillados por semana bastan para controlar con gran éxito la formación de sarro. Es importante que no se utilice pasta de dientes de humanos ya que al ser tragada puede provocar lesiones en estómago, para esto se han formulado pastas de dientes para perro inofensivas y con sabores que facilitan la labor de los propietarios.

Alimentación. La nutrición a base de alimento balanceado en croqueta es una de las primeras recomendaciones para los propietarios, inclusive existe un alimento desarrollado específicamente para reducir la formación de sarro. El alimento en lata, así como alimento casero es la principal razón de formación de sarro.

Carnaza. La carnaza en un inicio es buena por las incansables mordidas que recibe, pero después de unos minutos se vuelve blanda y pegajosa, por lo que no es la mejor opción. Ahora existen carnazas con un sistema enzimático que actúa en la materia orgánica presente en los dientes y ayuda a disminuirla, si la carnaza en una opción para su perro, asegúrese que contenga el sistema enzimático.

Juguetes. Dentro del repertorio de juguetes presentes en las veterinarias debe haber algunos hecho a base de hule (no plástico), que sirven para la limpieza de los dientes, con espacios y salientes para que el perro entierre sus dientes y se limpien conforme muerden sus juguetes. Huesos de hilo también son una buena opción para la limpieza dental, sólo se debe tener el cuidado de tirarlos cuando los hilos han sido aflojados o se estén cayendo.

Es importante señalar que existen otras enfermedades que pueden provocar el mal aliento en las mascotas como parasitosis, diabetes, problemas renales, entre otros, por lo que es importante la visita al veterinario para identificar la causa del problema.

Tips:

  1. Si tu perro presente mal aliento, visita a tu veterinario para que identifique el problema y se lo pueda corregir.
  2. Corrige malos hábitos alimenticios para reducir la formación del sarro.
  3. Compra juguetes que además de entretener a tu mascota, le limpien los dientes.
  4. Entrena a tu perro para que desde cachorro acepte la limpieza dental.
  5. Cepilla los dientes de tu perro al menos 3 veces por semana, al principio no será tan fácil, pero al final con los diversos sabores que existen en pastas dentales, le darás variedad y terminará por disfrutar esos momentos contigo.
  6. Si tu perro presenta sarro dental, no dudes en llevarlo al veterinario para realizarle profilaxis dental, es un procedimiento que aunque presenta un riesgo mínimo por la anestesia general, es rutinario, rápido y si se realiza con todos los cuidados es bastante seguro.
  7. El sarro dental puede llegar a formarse inclusive en semanas, en perros predisponentes.
  8. Si tu perro no tiene sarro y tiene mal aliento, debe ser revisado por un veterinario para descartar otras enfermedades que pueden ocasionarlo.
  9. Ofrécele carnazas de preferencia con sistema enzimático, si es carnaza natural, retírala cuando esté reblandecida o pegajosa.
  10. En perros con sarro dental de muchos años es necesario realizar una evaluación completa del corazón.

Enteritis

La enteritis es el término que se utiliza para la inflamación del intestino y el signo más común de este padecimiento es la diarrea.

La diarrea es un mecanismo de defensa, con el cual se acelera el movimiento intestinal en el enfermo e incrementa el líquido en heces para tratar de eliminar rápidamente la causa del malestar, ya sea un alimento en mal estado, una bacteria, un virus, etc.

La diarrea es un signo muy inespecífico, esto quiere decir que puede ser provocada por un gran número de factores, en este articulo hablaremos de algunas de las causas más comunes, pero definitivamente todo perro con diarrea debe ser revisada por un médico veterinario para precisar su causa y tratamiento.

Características de la diarrea

Las características de la diarrea son claves importantes de observar, ya que con esas referencias, en la visita a nuestro veterinario, se tendrán más elementos para obtener un diagnóstico rápido.

Algunos de los datos que pueden ayudar para el mejor proceso de diagnóstico son:

  • Historia.- Todo lo que pudo haber comido días antes, número de días con presencia de la diarrea, etc.
  • Frecuencia.- El número de evacuaciones por día.
  • Volumen.- Cantidad heces en cada evacuación.
  • Consistencia.- Firme, pastosa, líquida, una combinación de estas.
  • Color.- café (oscuro-claro), blanco, amarillo, verde, naranja, negro, etc.
  • Presencia de substancias y/o materiales.- Moco, sangre, parásitos, objetos (plástico, cartón, etc.).
  • Tratamientos.- Es importante comentarle al veterinario si se le dio alguna medicina a la mascota, ya sea prescrita por otro médico o por el propietario.
  • Urgencia.- Informar si el perro tienen urgencia por evacuar y no se logra aguantar o si puede esperar a hacer en donde usualmente lo hace.

Diarreas en cachorros

Las diarreas en los cachorros siempre deben considerarse una emergencia y es imperativo llevarlos al veterinario, debido a que aunque existen muchos factores que pueden provocarlas, algunos de ellos son las enfermedades infecciosas como parvovirus, distemper o moquillo, coronavirus, bacterianas o por  parásitos; independientemente de si tienen sangre o no, algunas de las enfermedades mencionadas pueden provocar la muerte de la mascota en unas cuantas horas.

Diarreas en adultos

Las diarreas en los animales adultos también deben de tener toda la atención de los propietarios, ya que, de no atenderse en tiempo y forma, al igual que en cachorros, pudiera ser de gravedad.

Las diarreas llamadas mecánicas son muy comunes en los perros y son ocasionadas por descuidos tales como: hacer cambios bruscos de calidad del alimento, comida con mucha grasa, alimentación excesiva, etc. Normalmente este tipo de diarreas son autolimitantes, lo que significa que al cabo de un tiempo se quitan solas, por lo general el perro nunca se ve mal o decaído, continúa comiendo y tomando agua como suele hacerlo.

Salvo este tipo de casos, ninguna otra diarrea debe tratarse con medicamentos que traten de cortarla, como el caolín, la pectina o salicilato de bismuto, ya que si utilizamos este tipo de medicamentos cuando hay agentes infecciosos, podemos provocar una infección generalizada.

Puntos de cuidado

    Los factores que debemos tomar en cuenta para llevar de inmediato a nuestra mascota al veterinario es que:

    • Cambios en las evacuaciones por más de dos días.
    • Presencia de sangre
    • Heces fétidas
    • Heces liquidas
    • Objetos extraños en heces (plástico, cartón, hilos, etc.).

    Todas las diarreas con sangre, ya sea fresca (color rojo) o digerida (color negro), deberán ser tratadas con antibióticos prescritos por el veterinario.

     Los parásitos en heces es un claro indicador de su presencia en el intestino del perro, pero el medicamento a utilizar depende del tipo de parásito observado, por lo que será de gran utilidad recogerlo con un plástico y llevarlo al veterinario para que se identifique. Si tenemos más de una mascota en casa (perro o gato), deberán ser desparasitados todos al mismo tiempo.

     Las diarreas fétidas por lo general están asociadas a contaminación bacteriana, ésta puede estar provocada por comer alimentos en mal estado, fermentación de las heces, contacto con agentes infecciosos, infecciones secundarias a un problema inicial, y otros subsecuentes, por la convergencia de factores. Otra vez, es importante saber que el tipo de medicamentos a utilizar, variará de acuerdo a los agentes implicados, por lo que no es funcional utilizar los mismos antibióticos que la vez anterior o las medicinas sugeridas para otro paciente.

     Las diarreas crónicas pueden asociarse a enfermedades como pancreatitis, problemas hepáticos, síndromes de mala absorción, alergias alimentarias, etc. y su diagnóstico requiere más que la información obtenida en el examen físico o los relatos de los propietarios, para este tipo de enfermedades son necesarios en muchos de los casos las pruebas de laboratorio, rayos x, ultrasonido e inclusive biopsias.

    Algunas diarreas infecciosas causadas por salmonella, parásitos, campylobacter, por mencionar algunas, pueden ser contagiadas de la mascota a sus propietarios, por lo que es necesario atenderlas de inmediato para evitar problemas de salud en la familia.

Tips:

  1. La diarrea en cachorros es una emergencia.
  2. Cuando se hagan cambios de alimento deberán hacerse en aproximadamente seis días, a través de mezclas progresivas.
  3. No se debe medicar a ningún perro sin prescripción de un médico veterinario.
  4. La hidratación es un factor fundamental para la recuperación de los pacientes con enteritis.
  5. Evitar al máximo el uso de medicamentos que corten la diarrea, si no se tiene un diagnóstico que lo justifique.
  6. Algunas de las diarreas pudieran ser contagiadas del perro a sus propietarios.
  7. No todas las diarreas con sangre son provocadas por el parvovirus.
  8. Las pruebas de laboratorio y/o estudios más sofisticados son de gran utilidad y podemos realizarlas a bajo costo.
  9. El pronóstico y recuperación de los pacientes es mucho mejor si se atiende la diarrea en las primeras horas.
  10. Visite a su médico veterinario para el tratamiento correcto y oportuno de la enteritis.

La Esterilización: Mitos y Realidades

La esterilización es un procedimiento quirúrgico rutinario, rápido, indoloro, con un tiempo de recuperación sorprendente, que consiste en retirar los testículos en los machos y los ovarios, oviductos y útero en las hembras.

La esterilización hace muchos años se realizaba únicamente a perros de la calle durante las campañas para el control de población canina y en perros que por razones médicas así lo requerían. Actualmente la educación y concientización, así como el ritmo de vida de los propietarios ha hecho que esta cirugía sea la más común en la práctica veterinaria, además existen criaderos y tiendas de mascotas principalmente de países desarrollados, en los cuales se venden a los cachorros de 3 meses ya esterilizados a personas que quieren al perro como compañero o mascota, esto se hace con el fin de evitar enfermedades, a los “criadores” de traspatio, las cruzas indiscriminadas y las modas que terminan por arruinar a las razas con perros de mala calidad que se venden a través del periódico a precios ridículos.

Castración

La castración es el nombre de la cirugía para el caso de los machos, consiste en retirar las gónadas masculinas (testículos), con el fin de evitar la producción de espermatozoides y de testosterona; tiene como ventajas evitar completamente la posibilidad de reproducción del ejemplar, enfermedades producidas por hormonas masculinas, tumores de próstata y testículos, enfermedades de transmisión sexual, además de reducir en algunos casos, problemas de conducta como el marcaje por territorialidad, peleas entre machos y agresividad.

Vasectomía

La vasectomía en perros consiste en cortar los conductos que transportan los espermatozoides, por lo que sí se producen y se cuenta con las hormonas, pero el perro no puede arrojarlos, con lo cual se evitan las gestaciones, pero se mantienen el equilibrio biológico por contar con las hormonas intactas. Es una opción más, pero es importante saber que con este procedimiento no se evitan los problemas de próstata y tumores.

Ovario-histerectomía (OVH)

La Ovario-histerectomía (OVH) es la cirugía que consiste en retirar los ovarios, oviductos y útero de las hembras; tiene ganancias importantes como evitar gestaciones, la presentación del ciclo estral (sangrado, atracción de machos), formaciones de tumores de glándula mamaria, enfermedades por hormonas femeninas, enfermedades de transmisión sexual, pseudogestaciones, entre otras.

Consideraciones para la esterilización

La esterilización debe ser siempre la  primera opción para quienes que están buscando un perro de compañía aunque sea de raza pura, aquellos que no tiene tiempo para tener cachorros, que viven en espacios reducidos o que tienen problemas con las perras que entran en celo; asimismo, cuando viven juntos dos o más perros (aunque sean del mismo sexo por peleas) y en perros que no sean de raza pura, lo que no quiere decir que los perros mestizos no tengan oportunidad de cruzarse, lo que ocurre es que si tenemos una gran cantidad de perros que pueden ser adoptados, para que traer más al mundo.

La sobrepoblación canina es un problema que llega a constituir un asunto que amenaza la salud humana, por ejemplo, donde existen perros que todo mundo quiere en la colonia, pero nadie se hace cargo de las heces, desparasitarlos, vacunarlos, bañarlos o curarlos cuando sea necesario. Por esto es importante que lleven a los perros de la calle a esterilizar con su veterinario o bien durante las campañas organizadas por el gobierno.

Los refugios hacen todo su esfuerzo por ayudar a un gran número de perros, tanto recogidos de la calle como regalados por propietarios que se hartan de sus mascotas. Las buenas intenciones de estos grupos son reconocidas por la sociedad, pero también es conocido que con este afán de cuidar a todos los animales, tienen problemas de sobrepoblación dentro de los mismos refugios, donde el presupuesto, los espacios, medicinas y cuidados son frecuentemente insuficientes. Por esto es que resulta muy preocupante escuchar en la consulta privada que los propietarios consideren como opción, casi de antemano, a los refugios por si no pueden cuidar a sus mascotas o no les convencen, en lugar de responsabilizarse y pensar su tiempo, dinero y espacio, antes de adquirir mascotas.

Mitos de la esterilización

Un mito para la mayoría de los propietarios es que “su” perro se va a morir en la cirugía. Si bien como cualquier procedimiento que requiere anestesia general, tiene un riesgo implícito. Sin embargo, es una operación que no lleva más de 25-40 minutos y se disminuye significativamente dicho peligro si se lleva a cabo en un hospital con instalaciones y médicos capacitados y se realizan estudios pre quirúrgicos ―igual que se hace en cualquier cirugía en humanos― para evaluar al paciente previo al procedimiento. Por ser tan común, se realizan varias cirugías  por semana y esta rutina hace que sea más segura. La anestesia inhalada y los monitores con los que se cuenta actualmente, el perro está supervisado todo el tiempo y una vez terminada la cirugía, el paciente se incorpora en 20 minutos.

Para el caso de los machos la preocupación principal es que los perros se vuelvan muy débiles de carácter, que engorden o que ya no puedan servir como guardianes. La realidad es que los perros bajan sólo en algunos casos su agresividad debido a que ya no hay una competencia con otros machos por cruzar a las hembras en celo o bien por territorio, pero el perro sigue teniendo afinidad por su propietario y por su casa y eso hace que los defiendan igualmente si están o no castrados. Con respecto al miedo a que suban de peso, es una realidad que el metabolismo de los perros castrados es un poco más lento y tienden a acumular un poco más de grasa, pero en la gran mayoría de los casos con un ajuste en la dieta y a veces sin ajuste, puede controlarse sin ningún problema el peso del ejemplar.

Uno de los mitos principales en las hembras es la “necesidad” de que tengan un celo antes de esterilizarse, esto es completamente falso. Hoy día se sabe que las perras pueden esterilizarse desde las cuatro semanas de edad sin problema alguno, no tiene repercusiones como quedarse pequeñas, es decir, no crecer completamente, padecer osteoporosis, etcétera; inclusive es lo más recomendable para reducir prácticamente a cero las posibilidades de formación de tumores en glándulas mamarias. Otro mito muy difundido es que si no tienen una camada se pueden afectar su personalidad, eso es una concepción de “humanización de las perras”; la realidad es que las perras no sufren por no tener cachorros, no se “amargan” ni  mucho menos; es más, se evitan muchos problemas como cesáreas de emergencia, cachorros por todos lados y muchos gastos.

El sobre peso es otro miedo común, que al igual que con los machos, con ajustes a la dieta, en la mayoría de los casos, se les pueden mantener sin problemas.

Realidades de la esterilización

Las realidades de la esterilización son: que es un procedimiento rápido, indoloro si se realiza por profesionales, que en unos cuantos días estará su mascota como si nada, y que se lograrán grandes beneficios. Es verdad que el metabolismo de los perros esterilizados baja, por lo que tienden a bajar su actividad y a subir de peso, pero estoy seguro que no renunciarán a paseos y juegos con sus propietarios, que junto con la dieta ayudarán a mantener a su mascota en forma.

Esterilización Temprana

Se le llama esterilización temprana cuando la cirugía se lleva a cabo en las primeras semanas de edad,  frecuentemente entre la semana 8 y 12 de edad. Tiene grandes ventajas con respecto a la esterilización en adultos, como por ejemplo, una recuperación todavía más rápida, menor riesgo de sangrado, así como la reducción casi a cero de riesgos por hormonas sexuales, incluyendo los tumores de glándula mamaria en la hembra y de próstata en machos. No afecta el crecimiento del cachorro, así que se ha utilizado este procedimiento, principalmente por criadores importantes, para evitar que se reproduzcan indiscriminadamente perros con sus líneas de sangre.

Tips:

  1. Platica con tu médico veterinario de las ventajas de la esterilización.
  2. Si no quieres tener cachorros por dinero, tiempo, espacio, o cualquier otra razón, esteriliza ahora mismo a tu mascota, prácticamente no tiene efectos secundarios y si muchas ventajas.
  3. Si tienes dos o más perros en casa de diferentes sexos, aún con un parentesco, a veces es difícil evitar que se crucen, no dudes en esterilizar a uno de los ellos o a todos.
  4. La esterilización temprana para propietarios ocupados es una buena opción: segura, rápida y con grandes ventajas. Si acabas de adquirir un cachorro como compañía, no esperes más y esterilízalo lo antes posible.
  5. Vence todos los mitos y miedos que tengas, acércate con tu veterinario plantéale todas las dudas que tengas y verás que vale la pena esterilizar a tu mascota.
  6. El sobrepeso en perros esterilizados, en la gran mayoría de los casos se puede controlar fácilmente  con caminatas y ajustes en la dieta.
  7. Las perras no sufren ni se amargan por no tener cachorros, ni quedarse sin conocer el “amor”, no esperes a tener problemas.
  8. Los machos no se vuelven “raros” ni dejan de cuidar a su amo o a su casa por la castración y se les evitan los principales problemas con próstata y tumores por hormonas sexuales.
  9. La vasectomía es otra opción que se puede considerar para evitar gestaciones, se mantienen los testículos y las hormonas intactas.
  10. Checa las instalaciones y médicos, aclara todas tus dudas, para que tengas plena confianza en quienes van a realizar la esterilización de tu mascota.

Gestación y parto en perras

La gestación en las perras

El tiempo de gestación o embarazo de las perras es muy corto, entre 58 y 68 días, es decir, en promedio dos meses a partir de la última monta, en caso de que se realice la citología vaginal es más certero predecir el día de parto y nos facilita tener todo listo.

Algunos de los cuidados durante la gestación son: evitar estrés, alimentación especial para hembras gestantes o bien alimento para cachorro a partir del día 20 de embarazo. Se puede realizar ultrasonido para saber si la perra tiene cachorros, desde el día 20 de gestación, y la valoración de lo productos y hasta grabar su video, a partir del día 30.

 Un cuidado que siempre se debe tener, es realizar un estudio radiográfico a partir del día 45 de gestación para saber el número exacto de cachorros que tiene la hembra, esto facilita la espera de los cachorros, se pueden prevenir accidentes, se determina si pueden pasar a través de la pelvis de la perra y así evitar algunos contratiempos al momento del parto, por supuesto no tienen ningún efecto indeseado en los cachorros ni la madre.

A diferencia de lo que se dice en las calles, la gestación no beneficia la salud de la perra, es decir, no se evita la formación de tumores de glándula mamaria (al contrario se predispone), ni cura las enfermedades de vías urinarias y mucho menos es necesaria para alimentar la espiritualidad de la perra, ni evitamos depresiones por no ser madre; la perra afortunadamente no padece de este tipo de situaciones como se trata de hacer ver por algunas personas.

El parto en perras

Cuando nos encontramos en los días del posible parto, se debe tener en observación a la perra, ya que puede tomarnos por sorpresa, en la mayoría de los casos se identifica el día que parirá ya que la conducta de la perra cambia: no come, escoge un lugar como nido, rasca desesperadamente, se le ofrece salir a pasear y se niega y se nota muy gustosa de que la acaricien y consientan. Por lo general se menciona que a partir de esta conducta el parto se presenta en las siguientes 24 horas.

La fase dos del parto es cuando se presentan contracciones del abdomen de la perra muy evidentes, esto ya indica que la expulsión del cachorro está por presentarse, en caso de no arrojar a un cachorro en los siguientes 20 minutos representa un indicio decisivo para considerar llamar al veterinario y posiblemente introducirla a una cesárea.

Una vez expulsado al primer cachorro, el tiempo que pasa entre cada uno varía en entre 20 minutos y 2 horas, y regresamos al punto anterior en el cual, si vemos contracciones del abdomen debemos esperar otro cachorro en no más de 20 minutos. Si sabemos por los rayos X que tiene varios productos y no tenemos a otro cachorro en 2 horas, debemos buscar apoyo del veterinario.

Ayudando a la madre

Los cachorros nacen envueltos en una bolsa que debe ser rota, en la naturaleza este trabajo lo hace la misma perra, pero si no lo hace nosotros podemos auxiliarla, rompiendo la bolsa y con una perilla de hule retirar los líquidos de la boca del cachorro, como se hace a los bebés humanos; con toallas secar al cachorro  hasta que llore y respire normal, con un hilo anudar el cordón umbilical, cortarlo y desinfectarlo con un poco de yodo.

Lactación de cachorros

Una vez listos se deben acercar a la madre para que tomen la primera leche llamada calostro, que proveerá a los cachorros durante las primeras 24 horas de anticuerpos y defensas de la madre contra enfermedades como parvovirus, moquillo, etc.

Durante este periodo la perra prácticamente no tiene actividad fuera de su camada, se debe alimentar con croquetas especiales para lactancia o bien alimento de cachorro hasta terminar la lactancia.

Tendremos oportunidad en otra ocasión de comentar el desarrollo de un cachorro a partir de su nacimiento.

Comentarios

A pesar de ser una experiencia importante el tener cachorros en casa, el propietario que piensa en cruzar a su perra debe estar seguro de que:

  1. Vale la pena cruzar a su perra.
  2. No beneficiará la gestación a la perra.
  3. Entiende y asume los riesgos que pueden existir para la madre.
  4. Tiene los recursos para pagar una cesárea y hospitalización en caso de ser necesario.
  5. Tiene tiempo para atender a los cachorros.
  6. En caso de que la madre por alguna razón no pueda amamantar a los cachorros, tendrá que hacerlo cada tres horas, 24 horas del día durante por lo menos tres semanas.
  7. Tiene asegurado el paradero de los cachorros por nacer.
  8. Tiene es espacio necesario para mantener a los cachorros durante por lo menos dos meses, antes de entregarlos a los nuevos propietarios.
  9. Tiene los recursos para alimentar, cortar la cola y/u orejas (si es el caso), desparasitar y vacunar a los cachorros hasta entregarlos a su nueva casa.
  10. Tiene los recursos para atender una enfermedad de los cachorros si fuese necesario.

Si responde que no a cualquiera de estos puntos, no intente cruzar a su perra.

La historia clínica del perro

El médico veterinario, por obvias razones, no pueden preguntarles a sus pacientes cuáles son sus malestares, por lo que el sistema de diagnóstico es por eliminación, con base en la información dada por el propietario y el examen que realiza al perro, a partir de aquí propone los diagnósticos posibles y determina si requiere estudios tales como rayos x, ultrasonido, pruebas de laboratorio, etc., con toda esa información, determina la causa del problema. En ocasiones, los tratamientos son indicados antes de saber el diagnóstico exacto para proteger a la mascota.

Los dos elementos indispensables para el diagnóstico son: la historia clínica y el examen realizado por el veterinario, con esto se podrá ponderar la importancia de esa información, la historia clínica.

La historia clínica es toda información provista por una persona que realmente conviva con la mascota, estos datos no son cuestiones técnicas, se pregunta acerca de lo más común, del día a día de nuestra mascota, mientras más detalles, más posibilidades hay de encontrar rápidamente la solución.

Toda la información es importante

En ocasiones los propietarios omiten alguna información por creer que es “demasiado tonta”, es un error grave, muchas veces el propietario únicamente nota que el perro tiene algo “raro”  y esa es el punto de partida para un diagnóstico oportuno.

La “normalidad”  es subjetiva, es decir depende de cada individuo, por lo que para algunos perros puede ser normal no querer moverse de su cama y en cambio para otros el no querer salir a jugar puede ser un signo inequívoco de que algo le ocurre. Esto sólo puede diferenciarlo el mejor amigo del perro.

A veces consideramos normal algo en nuestro perro por costumbre,  que posiblemente no lo sea, un ejemplo muy común es el tener a un perro gordito u obeso que en realidad no come con respecto al peso que tiene. Este tipo de reflexión es importante que la realice cada propietario, para advertir enfermedades que pueden pasar desapercibidas.

Los cambios lentos en la rutina

Las enfermedades progresivas en ocasiones son difíciles de notar, ya que el deterioro de nuestra mascota es paulatino y el convivir diariamente hace que perdamos la perspectiva, a veces notamos que tienen algo el perro cuando una visita nos comenta que le notó algo diferente: pérdida de peso, encorvamiento de la espalda, sedentarismo, obesidad, etc. puede llegar a un punto este problema que, por ejemplo, hay algunas personas que piensan que puede ser normal que su perro siempre tenga infecciones en oídos.

Cuando acudan a los veterinarios para segundas opiniones o consultas de enfermedades de mucho tiempo, es necesario llevar los estudios realizados por otros médicos, las recetas prescritas así como los datos de los medicamentos empleados.

¿Qué debemos observar en nuestro perro?

La cotidianidad es la importante, debemos conocer a nuestro perro y saber cuando cambia los detalles de su rutina, algunos de los puntos a observar son:

  1. Consumo. El volumen de agua y alimento promedio nos ayudará a  identificar si come más o menos, si toma agua anormalmente, etc.
  2. Eliminación. Echar un vistazo todos los días a las heces y orina, podemos fijarnos en consistencia, color, olor, frecuencia, volumen, presencia de sangre, etc.
  3. Conducta. Cambios en interés por salir, apatía, agresividad, timidez, etc.
  4. Apariencia. Pérdida y ganancia de peso, encorvamiento de la espalda, crecimiento de masas, cambios en el pelaje (brillo, caída de pelo, zonas sin pelo, etc.), nariz seca.
  5. Salud. Presencia de vómito, diarrea, tos, estornudos, secreción nasal, etc.
  6. Entorno. Cambios de casa, construcciones aledañas, arribo de nuevas mascotas, cambios en la dieta, lugar de estancia, viajes de los propietarios, visitas a pensiones o escuelas de entrenamiento, etc.

Cambiar la historia puede cambiar la historia del perro

Como hemos visto nos son recomendables las visitas al veterinario con personas que no conviven con el perro y que no pueden aportar información, pero a veces es más peligroso que la historia clínica se oculte o se manipule, cosa que es bastante común cuando los propietarios sienten responsabilidad o culpa de algún daño a su mascota o, por pena ocultan administración de medicamentos, consumos indiscretos de alimentos, comentan que el perro se enfermó en horas y que en la mañana estaba sano. Toda esto hace que el médico tenga que trabajar a ciegas para llegar al diagnóstico y a veces es demasiado tarde.

Tips:

  1. Establece los consumos normales diarios de agua y alimento de tu perro.
  2. Observa las heces en su consistencia, color, volumen y frecuencia.
  3. Checa la orina de tu perro en su color, olor, volumen, frecuencia.
  4. Si tienes duda sobre la salud de tu perro tiene algo, haz una prueba por ejemplo ofrecerle un premio o comida que nunca desaíra.
  5. Si tu perro comenzó con algún problema de salud, registra en un cuaderno la fecha y obsérvalo más detalladamente, si continúa el problema lleva tus anotaciones al veterinario para saber desde cuando inició.
  6. Si notaste algún cambio en su rutina, no te alarmes, en ocasiones es normal que un perro no quiera comer o esté un poco apático por un día.
  7. Los cambios drásticos en el peso de los perros no son frecuentes, si notas alguno, acude con tu veterinario rápidamente.
  8. Algunos cambios pueden ser graduales, por lo que percibirlos  cuesta trabajo, generalmente se presentan cambios progresivos en enfermedades degenerativas como la artritis.
  9. Evita enviar a tu perro sin un apersona que lo conozca o haya pasado los últimos días con él, si llevó un tratamiento previo a la consulta, es importante llevar las recetas y los datos de los medicamentos empleados.
  10. Cuando lleves a tu mascota al veterinario lleva toda la información posible.

Medicina preventiva, la clave del éxito

La medicina preventiva se puede definir como todos aquellos procedimientos médicos que se realizan antes de presentarse una enfermedad, con el fin de prevenirla.

La medicina preventiva es sin duda la clave para que cualquier propietario de alguna mascota, incluyendo criaderos grandes, garantice en gran medida el bienestar de sus animales. El concepto es que, siempre será mucho más económico prevenir enfermedades que curarlas, además de que evitamos el riesgo de transmitir enfermedades de la mascota a los integrantes de la familia.

Algunos procedimientos comunes de medicina preventiva son la vacunación, desparasitación, chequeos periódicos a los perros, etcétera. En este caso abordaremos las circunstancias de la prevención de enfermedades y sus consecuencias.

VACUNAS

La vacunación es fácilmente identificada como indispensable para cualquier propietario de algún perro, pero en realidad  ¿qué tanto se sabe acerca del calendario que requieren los perros a lo largo de su vida?

Antes de adentrarnos en el tema, es importante destacar que el calendario de vacunación puede variar de acuerdo a la zona geográfica en la que se encuentra el perro, de las principales enfermedades que se presentan en cada población, edad del animal, marca del material biológico, del tipo de vacuna que se aplique (dobles, triples, cuádruples y hasta séptuples), costumbres del veterinario, etc.

¡No curan!

Es indispensable saber que las vacunas no sirven como tratamiento de enfermedades, un animal enfermo por ningún motivo se deberá vacunar, por ello, antes de cada aplicación, su veterinario deberá realizar un examen físico completo, tanto a cachorros como adultos.

Las vacunas tardan aproximadamente 15 días en tener algún efecto, es por esto que normalmente se aplican dejando tiempo entre cada aplicación.

Calendario de vacunación de cachorros

En el calendario inicial de cachorros, la recomendación es emplear dos y hasta tres aplicaciones de la misma vacuna, para poder considerar que los cachorros quedarán protegidos, teniendo en cuenta que, a pesar de aplicar inclusive varios refuerzos de una misma vacuna, ésta no siempre podrá crear una protección igual en cada perro, ni ciento por ciento total; la respuesta a la enfermedad dependerá de diversos factores como: la calidad del material biológico, el cuidado de este producto por parte de quien las aplica (mantener siempre en refrigeración y sin luz directa), así como la respuesta de cada individuo.

El inicio del calendario de vacunación en cachorros puede ser variable, dependiendo del nivel de anticuerpos que tenga la madre, es decir, si la madre fue vacunada muy cerca del momento de la cruza, lo más probable será que los cachorros adquieran una buena protección, en tal caso, se podrá comenzar la vacunación aproximadamente entre los dos y tres meses; en cambio, si la madre murió en el parto o no fue vacunada en los meses previos, los cachorros podrán comenzar su vacunación al mes y medio de edad, esto lo debe decidir el veterinario dependiendo de éstas y otros condicionantes.

¡Ahorra miles de pesos! Es mucho más económico prevenir enfermedades que curarlas

Anteriormente se acostumbraba a vacunar a los perros en los primeros meses, posteriormente aplicar la vacuna de rabia cada año y listo. Sin embargo, se ha documentado cada vez más que perros adultos pueden presentar enfermedades como moquillo, parvovirus, leptospira, etc., que son padecimientos que se pueden prevenir vacunando año con año a nuestras mascotas. Esto no sólo por la salud de nuestros perros, sino también de nuestra familia, ya que enfermedades como muchas  parasitosis, leptospirosis y rabia se pueden transmitir del perro al humano.

Las enfermedades a incluir en el cuadro básico de vacunación en cachorros son: Parvovirus, Moquillo (Distemper), Adenovirus, Leptospirosis, Coronavirus, Para influenza y Rabia

Las enfermedades a incluir en la re-vacunación anual en adultos son:

Parvovirus, Moquillo (Distemper), Adenovirus, Leptospirosis, Para influenza y Rabia

DESPARASITACIÓN… EVITA MALOS RATOS

La desparasitación es una parte fundamental de la medicina preventiva, ésta se debe iniciar desde que la madre queda gestante, ya que la transmisión de parásitos puede ocurrir a través de la placenta y durante la lactancia. Posteriormente se desparasita a los cachorros, así como a la madre, una vez que se destetan. Para esto es importante hacer de su conocimiento, que los desparasitantes sirven en su mayoría para atacar los parásitos adultos, por lo que una sola desparasitación no es suficiente, la desparasitación se recomienda llevarla a cabo dos y hasta tres veces, separando las aplicaciones entre 8 y 12 días.

Antes de comenzar un calendario de vacunación en cachorros, deberán aplicarse por lo menos dos desparasitaciones, la razón es que si un cachorro presenta parásitos, no se podrá nutrir de buena forma y sus defensas son disminuidas, por lo que la respuesta a la vacuna será mala o nula en algunos casos.

No protege durante un año

A diferencia de las vacunas, la desparasitación funciona al momento y no se mantiene una protección por cierto tiempo, por lo que un perro recién desparasitado al entrar en contacto con parásitos al siguiente día podrá ser infestado de nuevo. Por esto, la desparasitación se debe realizar cada cuatro o seis meses y es necesario administrarse al mismo tiempo a todos los perros que convivan en una casa. Lo ideal es realizar un estudio con muestras de excremento de tres días diferentes para identificar el tipo de parásitos y administrar el medicamento específico.

Visite al veterinario regularmente

El médico veterinario deberá realizar un examen físico general como parte de la vacunación anual y de la desparasitación cuatrimestral o semestral, esto es una buena manera de aproximarnos a los perros y revisar puntos clave para identificar el desarrollo de una enfermedad, formación de sarro dental, problemas de piel, etcétera, sin embargo, no siempre es suficiente, es recomendable realizar chequeos con pruebas de laboratorio por ejemplo, en animales mayores de cuatro años y dependiendo de los resultados realizarlos cada año o dos años, con el fin de diagnosticar enfermedades tales como diabetes, hipotiroidismo, hiperadrenocortisismo, o problemas en hígado o riñón, por mencionar algunos, que de otra forma nos sería imposible diagnosticar en los perros.

En perros predisponentes por ejemplo a displasia de cadera, es importante tomar estudios radiográficos para diagnosticarla, aún cuando el perro no presente signología (evidencia de padecer la enfermedad), ya que se puede “controlar” el desarrollo de este padecimiento, a través de medicamentos y suplementos alimenticios.

Compromiso social

Como parte de la medicina preventiva debemos incluir la esterilización de nuestras mascotas cuando presenten enfermedades hereditarias como diabetes, displasia de cadera, hipotiroidismo, criptorquidismo (retención de uno o dos testículos en cavidad abdominal), etc., ya que sólo evitando la reproducción de estos ejemplares podremos controlar este tipo de enfermedades.

Tips: 

  1. NO  vacune a un perro enfermo.
  2. Vacune y desparasite a las hembras durante el celo cuando planee tener una camada.
  3. Desparasite al menos dos veces a los cachorros después del destete; si adquirió un cachorro que “dicen” que fue desparasitado y no le dan un comprobante (carnet, receta del veterinario, etc.) desparasítelo, se ahorrará dinero y preocupaciones.
  4. Vacune a sus cachorros con tres aplicaciones de cada enfermedad separadas de por lo menos por 15 días, en el orden que su veterinario le indique, si adquirió un cachorro y no le dieron comprobante de las vacunas aplicadas, inicie de cero el calendario, mientras más vacunas aplique, mayor protección a su cachorro.
  5. Vacune cada año todos los perros adultos contra parvovirus, moquillo, leptospira, parainfluenza, adenovirus y rabia.
  6. Realice estudios seriados de heces cada cuatro o seis meses para identificar parasitosis, si no se puede, desparasite en ese tiempo a sus perros, aunque no salgan a la calle, recuerde que usted puede infestarlos de forma indirecta como por zapatos, visitas que tengan otros perros, etc.
  7. Pregunte a su veterinario acerca de las enfermedades más comunes de la raza que posea y cómo puede diagnosticarlas a tiempo.
  8. Evite la reproducción de mascotas que presenten enfermedades hereditarias y en caso de que ya tenga crías, avise a sus propietarios para que tomen las medidas preventivas posibles para dicha enfermedad.
  9. Realice un chequeo con pruebas de laboratorio a partir de los cuatro años de edad en su mascota y posteriormente cada uno o dos años.
  10. Usted puede ahorrarse problemas, preocupaciones y miles de pesos si previene las enfermedades que hemos enlistado en este artículo, lleve a su mascota al veterinario.

Niños y perros

Las perros son parte importante de nuestra familia, con ellos compartimos muchas emociones y momentos agradables; por la naturaleza de esta relación, es necesario que siempre tengamos cuidados especiales para evitar transmisión de enfermedades perro-humano-perro y evitar accidentes o sustos por posibles agresiones de los perros, por ello, cuando existen niños involucrados en esta situación, debemos tener un cuidado especial en varios aspectos que revisaremos en este artículo.

La convivencia de los niños con los perros en general es mucho más intensa que con cualquier adulto, ya que las mascotas son en muchas ocasiones los mejores amigos y compañeros de juego, se abrazan, lamen, comparten juguetes, etc., por lo que en esta relación se da un intercambio generoso de microorganismos que nos demanda tener mayores cuidados en cuanto a medicina preventiva se refiere.

Chequeos médicos veterinarios

El médico veterinario debe hacer un chequeo semestral para identificar enfermedades de forma temprana y poder cortar de tajo cualquier posibilidad de transmisión, además de prodigar la medicina preventiva correspondiente, limpiar los dientes, etcétera.

Las desparasitaciones deben realizase más frecuentemente ya que es muy frecuente la transmisión por no lavarse las manos después del juego, lengüetazos a la cara, etc., en general se recomiendan las desparasitaciones cada cuatro o seis meses en forma general, pero cuando se tienen niños de por medio es recomendable hacerlo cada tres o cuatro meses máximo.

La vacunación debe hacerse anualmente y en caso de existir un riesgo de contraer enfermedades como leptospira, la inmunización debe aplicarse semestralmente, para determinar este riesgo debe consultarse al veterinario de la incidencia de leptospirosis en la zona.

El baño del perro también es importante hacerlo frecuentemente, lo ideal seria cada dos o tres semanas, cortarle el pelo alrededor de donde defeca y orina, además de efectuar baños “extras” cuando el perro esté muy sucio.

Rangos sociales

La jerarquía o rangos de dominancia es la forma en que los perros se acoplan en su grupo de convivencia, esta jerarquía se forma poco a poco influenciada por el tipo de trato que tienen con cada uno de los integrantes del grupo, principalmente con el lenguaje corporal, tipos de juego, voces de mando, etc. La relación de dominancia puede ser diferente con cada miembro de la familia, el ideal es que la mascota sea subordinada a todos los miembros de la familia incluyendo niños o bebés.

El perro buscará su lugar dentro del grupo, con los niños debe estar dirigida esta interacción por medio de los adultos. Lo primero a cuidar es nunca permitir juegos bruscos con gruñidos, mordidas, evitar que el perro salte, se trate de montar, etc. Los niños deben ser supervisados para que no ejerzan fuerza desmedida a los perros que los puedan lastimar y en defensa el perro trate de morder, se deben evitar abrazos a los perros ya que en ocasiones se pueden sentir aprisionados, causarles angustia y buscar zafarse a toda costa.

La prevención es lo más importante

Debemos evitar que el niño se acerque a los perros cuando están comiendo, durmiendo o enfermos ya que son las situaciones más comunes en las cuales los perros pueden sentirse invadidos y reaccionar violentamente.

Los niños no deben alimentar a los perros directamente de la mano ya que estos pueden no ser tan habilidosos de tomar un pedazo de salchicha de entre las manitas y propinar una mordida no mal intencionada, pero sí que angustie o dañe.

Por ningún motivo se deben dejar a los niños menores de cinco años con un perro sin supervisión de adultos.

Los perros que se encuentran amarrados en jardines o patios, pueden sentirse muy ansiosos por no poderse desplazar, volverse agresivos o simplemente impacientes, por lo que los movimientos o juegos de los niños ―que por lo general son rápidos y llamativos― pueden generar un tipo de desesperación que puede dirigirse con ladridos, tratar de soltarse e ir a agredir a los niños. Evite estas situaciones.

Tips:

  1. Desparasite a su mascota cada 3 o 4 meses.
  2. Realice vacunaciones anuales o semestrales según sea el caso.
  3. Bañe a su perro cada 2 semanas o antes si lo requiere.
  4. Dirija los rangos de jerarquía para que los perros estén subordinados a sus niños o bebés.
  5. Nunca permita que un niño alimente a un perro directamente de la mano.
  6. Evite que los niños se acerquen a perros comiendo, durmiendo o enfermos.
  7. Cuide los tipos de juego con los perros, evitando juegos bruscos, mordidas, saltos a la cara, intentos de monta, etcétera.
  8. No permita que niños menores de cinco años estén solos con perros sin supervisión de adultos.
  9. Evite perros que se encuentran amarrados ya que los movimientos de los niños pueden causarles ansiedad y tratar de agredirlos.
  10. Consulte a tu veterinario.

Obesidad, más que un problema de peso

La obesidad es una enfermedad que se presenta muy comúnmente en el consultorio de pequeñas especies, se considera obeso un perro si tiene un 30% más del su peso ideal. El sobrepeso puede estar influenciado por varios factores como la raza, enfermedades, inactividad o alimentación.

La obesidad es más grave de lo que se piensa ya que se afectan muchos sistemas en los animales que lo padecen, como el cardiovascular, respiratorio así como articulaciones, huesos y se predisponen enfermedades como diabetes mellitus, infartos al miocardio, entre otras cosas.

Algunos de sus daños

La presión arterial, ritmo cardiaco, así como colesterol y triglicéridos, son algunos de los problemas asociados al sistema cardiovascular.

Las articulaciones de los perros pesados son desgastadas mucho más rápido que en perros en delgados, debido a que tienen que soportar mucho más carga de la que están diseñadas a aguantar.

Predisposición

La raza es un factor predisponente a este problema y por eso no es difícil encontrar perros de raza cobrador de labrador, cobrador dorado, bulldog, cocker, por mencionar algunos, con unos kilitos de más.

La inactividad es una constante común, y si el consumo de calorías es mayor a las utilizadas durante el día por el perro, la tendencia será a subir de peso.

Sin embargo existen mascotas que no comen tanto, pero nunca bajan de peso, para estos casos es importante descartar junto con su médico veterinario enfermedades como hipotiroidismo e hiperadrenocorticismo, que muchas veces son expresadas únicamente con perros obesos y aletargados.

La alimentación es un punto clave ya que las dietas caseras y los premios a las mascotas en muchas ocasiones son los únicos causantes de la obesidad. Perros que están aburridos también pueden presentar como signo de ansiedad el comer compulsivamente.

Tratamiento

Un examen físico completo y en muchas ocasiones estudios de laboratorio, son indispensables para comenzar un tratamiento integral de la obesidad, y una vez teniendo como base esta información, el replanteamiento de la dieta es un punto medular así como ejercicio diario de al menos 30 minutos.

En caso de padecer alguna enfermedad, deberá ser controlada por el médico veterinario y la dieta debe ser programada para una pérdida de peso paulatina y bien planificada para evitar descompensaciones.

Existen croquetas preventivas con disminución en los aportes de carbohidratos y dietas terapéuticas con niveles mucho más estrictos en carbohidratos y un aporte mayor en fibra dietética. Ninguna estas dietas es funcional por si mismas, debe calcularse los requerimientos diarios de cada paciente y toda la familia tener como compromiso, poner en forma a su mascota.

Prevención

En caso de ser propietario de una raza predisponente es importante acercarse con su medico veterinario y analizar las diferentes opciones de croquetas bajas en calorías para controlar las subidas de peso abruptas, así como designar un tiempo diario de ejercicio de acuerdo a la talla de perro.

Tips:

  1. Un perro gordito no es equivalente a un perro sano.
  2. Ejercita a tu perro al menos 30 minutos diarios.
  3. Los alimentos comerciales tienen una guía atrás donde menciona la cantidad de alimento a ofrecer dependiendo del peso del perro, ajusta la dieta a tu mascota y si no mejora su peso, visita a tu médico veterinario.
  4. Investiga si la raza de perro que tienes, es predisponente a la obesidad.
  5. Si tu perro es predisponente a engordar, visita a tu médico veterinario para que te oriente acerca de los cuidados mínimos que debes tener.
  6. Perros con más del 30% de su peso, deben ser evaluados por un médico veterinario y descartar enfermedades como hipotiroidismo e hiperadrenocorticismo, principalmente.
  7. No ofrezcas premios y comida extra a tu perro en exceso, ya que podrías ser el causante de muchos problemas de salud.
  8. Perros de raza grande deben ser cuidados con más empeño del sobre peso, ya que sus articulaciones son más susceptibles a dañarse.
  9. Recuerda que tú tienes el control total sobre lo que come tu mascota, esto te da una gran responsabilidad pero también una gran ventaja para controlar su peso.
  10. Más del 90% de los problemas de obesidad están relacionados al cuidado del propietario sobre el perro

Otitis, enfermedad de oídos en perros

La inflamación del oído u otitis, es una situación muy común en la consulta veterinaria, se dice que en general el 20% de los perros lo padecen.

Dependiendo de la zona afectada la otitis se clasifica en:

Externa. Es la más frecuente de todas, y en este caso sólo se inflama la parte más externa del oído.

Media. En este tipo de otitis, además del oído externo, se ve afectada la membrana timpánica, la molestia y el dolor son muy intensos.

Interna. Es la menos común de todas y la más peligrosa, debido a que el oído interno está muy cerca del sistema nervioso central y fácilmente se puede complicar con problemas más graves como la meningitis.

Causas y factores predisponentes

La anatomía del oído facilita la acumulación de humedad debido a que es como un tubo que no recibe ni el sol ni aire, además de que, en el caso de que entre un cuerpo extraño como basura o espigas, es difícil que salgan por su propia cuenta. Los perros con orejas caídas como los Cocker, Basset Hound, etc., son los más susceptibles a esta enfermedad,  porque aunado a los problemas arriba descritos, al tener una puerta que mantiene cerrado el canal auditivo se exacerba el problema.

Todos los perros en su canal auditivo presentan microorganismos que viven ahí normalmente, pero al aumentar la humedad en las orejas y con la  temperatura corporal, se acelera el crecimiento de dichos microorganismos, promoviendo una sobrepoblación que sin duda provoca malestar.

Otros factores predisponentes están provocados por los humanos, cuando utilizan hisopos o les meten objetos para tratar de limpiarlos, o bien en los casos en que las mascotas se bañan o se meten a nadar a lagos o ríos y no se les protege los oídos con algodón.

Además de los factores predisponentes, las causas que provocan otitis pueden ser tan diversas como: parásitos, bacterias, hongos, levaduras, problemas hormonales, alergias, cuerpos extraños, sobrecrecimiento del pelo en el oído, etc., por lo que para lograr una recuperación total se deben atacar las causas iniciales.

La signología y diagnóstico

Los signos más frecuentes en perros con problemas de otitis son: molestia en los oídos (se rascan o se tallan en el piso), mal olor, producción de   en abundancia y, en casos más graves, se pueden ver perros con problemas de equilibrio, con la cabeza ladeada, o que caminan en círculos.

La razón más común por la que se presentan a consulta este tipo de perros es porque tienen mal olor o, porque no tienen pelo detrás de la oreja por rascarse constantemente.

El diagnóstico se debe realizar por un médico veterinario a través de la historia clínica, una inspección externa, además de una revisión minuciosa con el otoscopio, con el cual se evalúa el canal auditivo y la membrana timpánica para poder determinar el tratamiento indicado. En muchas ocasiones se deben utilizar estudios complementarios como: cultivos de cerumen,  pruebas de sangre, rayos x, así como evaluaciones profundas con los pacientes bajo anestesia.

Tratamiento y prevención

Los tratamientos van desde medicamentos en gotas directamente en oídos, lavado de oídos con soluciones estériles bajo anestesia, medicamentos tomados vía oral o todo lo antes mencionado, igualmente es de mucha ayuda realizar cultivos del contenido del oído para saber qué agentes patógenos se encuentran implicados y poder dar un tratamiento más preciso.

Si no se atienden los problemas de otitis oportunamente, tienden a complicarse, pudiendo provocar meningitis y algunos otros problemas neurológicos graves.

La prevención se logra con cuidados simples como poner algodón en los oídos cada que se bañen los perros, limpiar la oreja por fuera con un paño húmedo; en caso de ser recurrente el problema es conveniente visitar al medico veterinario para descartar otros problemas como: alergias o atopia, problemas hormonales, que comúnmente se expresan con otitis.

Tips:

  1. Evita utilizar hisopos en la limpieza de los oídos.
  2. No introduzcas ninguna clase de objeto en el oído de tu perro.
  3. Cada que bañes a tu mascota, protege los oídos con torundas de algodón, para que no entre agua al canal auditivo.
  4. Si ves que tu perro se rasca las orejas muy seguido, le huelen mal o tiene secreción, llévalo de inmediato a revisión con tu médico veterinario.
  5. Si tu mascota llega a tener lastimado el tímpano, algunas soluciones limpiadoras y medicamentos, si no son las adecuadas, pueden causar más daño que bien, por ello, siempre consulta a tu veterinario.
    • Si tu perro es predisponerte a otitis por raza, deberás tener muchos más cuidados para evitarle y evitarte pasar malos ratos.
    • La limpieza de los oídos en perros debe realizarse por los propietarios sólo por la parte externa de la oreja con un paño húmedo.
  6. En perros con problemas de oídos recurrentes a veces el hacer un cambio de alimento puede resolver el problema, pregunta a un especialista.
  7. En perros con gran cantidad de secreción, se deben hacer cultivos periódicos para saber que agentes están implicados.
  8. Nunca dejes de atender un problema de oídos, ya que puede tener consecuencias irreversibles.

Perros Geriátricos

Para poder saber a qué edad se considera un perro viejo o geriátrico es necesario saber que la vida promedio de un perro es de 12 años, dentro de un rango amplio entre 8 a 17 años. Tal variación depende de múltiples factores como alimentación durante la vida del perro, raza, talla, medicina preventiva, etcétera.

Cada individuo es diferente y por esta razón podemos tener perros de 6 años que lucen muy acabados o bien perros de 11 años que parecen jóvenes fuertes y activos. En general, en la práctica veterinaria, un perro de edad avanzada es aquel que tiene más de 7 años.

El propietario de perros viejos debe tener algunos cuidados fundamentales para mejorar la calidad de vida y extenderle su mejores tiempos a la mascota; a continuación presentaremos algunos de los más importantes en perros sanos, por supuesto, si presenta algún padecimiento específico, usted deberá seguir las indicaciones de su veterinario al pie de la letra.

Alimentación

La dieta es una parte primordial para mantener a un perro en buenas condiciones, existen diversos productos para perros de edad avanzada identificados como “senior” o “mature”, tanto en croquetas como en latas. Estos alimentos no son mágicos, lo que se hace es modificar la dieta tal y como se debe hacer con personas de tercera edad, disminuyendo el consumo de proteínas y grasas principalmente, ofreciendo alimentos de mejor calidad (menos comida chatarra) y por supuesto bajar las calorías debido a que los perros geriatras tienen una baja en su metabolismo y actividad física, por lo que tienden a acumular grasa y por lo tanto a la obesidad.

Ejercicio

Al igual que los perros de todas las edades, los perros viejos requieren ejercicio diario, la diferencia es que se debe evitar el alto impacto (saltos, movimientos bruscos, etc.), no es que no puedan hacerlo, pero no es recomendable debido a que acelera el desgaste de las articulaciones y podemos propiciar lesiones articulares; principalmente de columna, rodillas y codos.

Cambios de clima

Conforme avanza la edad, los perros pueden volverse más susceptibles a cambios climáticos y verse directamente afectados en su actividad por dolores articulares primordialmente; es por eso que debemos impedir que salgan cuando hace calor o frio intenso y en estancias con climas fríos, protegerlos con suéteres y proveerles fuentes de calor o sombra y ventilación, en caso de calor.

Suplementos

Para esta etapa de vida, existen muchos suplementos alimenticios, que como su nombre lo indica son un extra a la dieta normal; dentro de los más comunes están los vitamínicos con y sin calcio, los ácidos grasos así como suplementos para mantener las articulaciones en buen estado y aminorar su desgaste.

Revisiones con el veterinario

Las revisiones médicas deben de seguirse realizando cuando menos cada seis meses durante toda la vida del perro, al menos para mantener las desparasitaciones y la vacunas, dentro de estas visitas el veterinario realizará exámenes físicos rutinarios, que muchas veces ayudan en el diagnóstico temprano algunas enfermedades para controlarlas y evitar que empeoren conforme pase el tiempo.

Chequeos sanguíneos

Como parte de una evaluación integral de los perros viejos, debe hacerse un perfil de sangre anualmente, donde se cheque la glucosa, las enzimas hepáticas, renales y pancreáticas, así como electrolitos y algunos otros analitos.

Estos estudios serológicos se complementan con las revisiones con el veterinario y son de gran ayuda para identificar y controlar enfermedades graves que en ocasiones cursan sub-clínicamente en nuestra mascota, es decir, sin presentar ningún signo evidente para el propietario.

Con estos sencillos cuidados extras, usted puede extender la vida de su mascota por muchos años más, sin olvidar que lo que más necesita el perro viejo es todo el amor y cuidado de su propietario para ser feliz.

Tips:

  1. El promedio de vida de los perros es de 12 años y a partir de los 7 años se le considera un perro viejo.
  2. Desde los 7 años de edad se debe llevar un control más estricto en la dieta del perro, dando alimento senior.
  3. El ejercicio debe realizar diariamente sin movimientos bruscos.
  4. Las vacunas deben de aplicarse anualmente y la desparasitación cada 3 o 6 meses, dependiendo de cada situación.
  5. El perro de edad avanzada requiere revisión médica cada seis meses.
  6. Los perfiles de sangre deben realizarse anualmente para la detección temprana de enfermedades.
  7. Deben tenerse mayores cuidados con los cambios climáticos.
  8. Al adquirir un cachorro debemos estar conscientes que en algún momento envejecerá y requerirá mayores atenciones, es un compromiso de vida y como tal se debe de asumir.
  9. Los suplementos deben de darse de forma específica, su veterinario le recomendará alguno que cumpla con las necesidades de cada caso.
  10. Para mayor información de cuidados a su perro geriátrico, visite a su veterinario.

Rabia

La rabia es una enfermedad viral y mortal, que afecta a todos los animales de sangre caliente incluyendo al humano, provocando una poliencefalitis.

La rabia se transmite a través de la mucosa o heridas en la piel (generalmente provocadas por mordida). El virus de la rabia, una vez en el cuerpo, se replica en el músculo y de ahí se difunde al sistema nervioso, ya en el cerebro y en la médula espinal, se extiende a los nervios periféricos.

A pesar de ser una enfermedad poco frecuente en la clínica veterinaria de la ciudad, es de gran importancia en salud pública debido a que puede ser transmitida al humano (zoonosis). En las zonas rurales es más grave debido a que existen muchos animales salvajes como zorros, tejones, ratas de campo, etc. que pueden ser portadores de la enfermedad y transmitirla a animales de convivencia estrecha con el humano o a los animales de granja. En las ciudades sin campañas de vacunación los principales transmisores son los perros callejeros.

Esta enfermedad se distribuye en todo el mundo, excepto en algunos pocos países (Inglaterra, Australia, Nueva Zelanda, Hawaii, Japón y Escandinavia). Aunque en la vida diaria se asocia a los roedores como los principales transmisores del virus, ellos difícilmente llegan a atacar a las personas cuando padecen la enfermedad.

La signología que se puede ver en los animales enfermos son cambios de actitud como ansiedad, nerviosismo o en algunos pacientes, caninos principalmente, puede haber una conducta furiosa, es decir, los pacientes son sumamente agresivos; también se presenta comúnmente la parálisis en los roedores.

Además los pacientes al caminar se muestran erráticos, y pueden sufrir convulsiones, parálisis, irritabilidad, salivación excesiva y ladridos.

Es importante mencionar que si un animal rabioso muerde a otro animal de sangre caliente (incluyendo a un humano) y en ese momento no está eliminando el virus por saliva, no se transmitirá la enfermedad.

Las personas mordidas por un perro sospechoso deben acudir de inmediato a un centro de salud para ser revisados por médicos de humanos, además de identificar al animal agresor y llamar al antirrábico. Todos los animales que se consideran sospechosos deben ser confinados y cuarentenados.

La vacunación es la mejor forma de prevenir la enfermedad, por esto todos los animales incluyendo los perros callejeros, deben ser vacunados una vez por año. Por ley todos los propietarios de mascotas de sangre caliente, deben llevarlas a vacunación anual contra la rabia.

Tips:

  1. Las zonas rurales son las más propensas a presentar casos de rabia.
  2. Todos los animales de sangre caliente, incluyendo al humano, son susceptibles a contraer la rabia.
  3. Los centros antirrábicos se encuentran prácticamente en todas las delegaciones políticas o municipales, por lo que deberán acercarse a estas instancias para conocer el centro antirrábico más cercano.
  4. Los países libres de rabia son: Inglaterra, Australia, Nueva Zelanda, Hawaii, Japón y Escandinavia.
  5. Los países libres de rabia solicitan un estudio de sangre en laboratorios específicos para saber que son libres de rabia las mascotas que pretenden entrar a su país, por lo que es mejor realizar esto con tiempo antes de realizar el viaje, si no el animal puede ser cuarentenado a su llegada al aeropuerto.
  6. Las personas mordidas por perros sospechosos deben acudir de inmediato a su centro de salud más cercano.
  7. Todos los animales que se consideran sospechosos deben ser confinados y cuarentenados.
  8. De presentarse un caso de rabia debe ser notificado de inmediato a su delegación política o municipal.
  9. Por ley, todos los propietarios de mascotas de sangre caliente, deben llevarlas a vacunación anual contra rabia.
  10. Consulte siempre a su médico veterinario.

Sarna

La sarna es una enfermedad provocada por ácaros o parásitos externos microscópicos, que afecta principalmente la piel. Existen esencialmente dos tipos de sarna y su nombre se refiere al parásito que la provoca: Demodésica (por Demódex canis) y Sarcóptica (por Sarcoptes scabiei).

Vamos a revisar ambas ya que su comportamiento, tratamiento y riesgos de contagio son muy diferentes.

Demódex canis

El ácaro Demódex canis se encuentra en los folículos pilosos y glándulas sebáceas de la piel todos los perros como parte de su fauna normal, en cantidades moderadas es inofensivo y no provoca ningún problema al perro, las lesiones por Demódex se presentan cuando este ácaro se desarrolla abundantemente en poco tiempo, esta situación se ha relacionado a desórdenes inmunológicos o genéticos.

La sarna Demodésica tiene dos manifestaciones: la local y la generalizada. La primera es más frecuente en los cachorros de alrededor de 5 meses de edad; las lesiones se identifican como granitos y enrojecimiento en la piel que aparecen en zonas de la cara sin pelo, ligeramente pigmentadas, principalmente alrededor de los ojos y la boca; sin embargo, también se pueden ver estos “parches” en otras partes del cuerpo. La sarna Demodésica generalizada se observa tanto en cachorros como en adultos, como decíamos se observa en todo el cuerpo del perro, las lesiones aparecen con enrojecimiento, inflamación, caída de pelo y, al igual que la sarna local, se presenta comezón. Las lesiones pueden llegar a ser muy impresionantes ya que debido al sobre crecimiento del ácaro en los folículos pilosos, aparecen secreción e inflamación severas.

Este tipo de sarna no es contagiosa para el humano, sin embargo siempre se recomienda utilizar guantes para el manejo de perros con lesiones de piel.

Sarcoptes scabiei

Este parásito no es parte de la fauna normal, se contagia por contacto con otro animal que sea portador, aunque no presente signología todavía. Los perros que la padecen presentan principalmente lesiones como granitos y enrojecimiento en los márgenes de las orejas, zonas sin pelo en codos, abdomen, pecho. Esta sarna provoca una comezón desenfrenada.

Este tipo de sarna es altamente contagiosa para los humanos, los propietarios de ejemplares con Sarcoptes deben manejarlos con guantes de látex hasta que les sea indicado por el médico veterinario.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico de ambas sarnas se realiza a través de la historia clínica, del examen físico realizado en consultorio y auxiliado por estudios de laboratorio que consisten en realizar un raspado de la piel profundo, inclusive es necesario que haya un poco de sangrado ya que los ácaros se encuentra inmersos en la piel, para observarse al microscopio e identificar a dichos parásitos. Sin embargo, aunque el raspado salga negativo, si el médico observa un cuadro claro de sarna puede dar tratamiento y esperar que haya respuesta. En algunos casos la mejor forma de diagnóstico es la toma de biopsia de piel.

El tratamiento es prolongado por varias semanas, y en ocasiones hasta meses, pero es importante terminarlo ya que si se interrumpe la recaída puede ser peor aún que la sarna inicial.

El tratamiento depende del tipo de sarna y de la forma en que se manifieste, pero básicamente consiste en dar medicamento contra parásitos externos ya sea inyectado o por vía oral, así como la aplicación de un medicamento tópico contra  parásitos externos, que es bastante tóxico, por lo que  debe aplicarse con muchas precauciones y con la utilización obligatoria de guantes de látex.

Tips:

  1. La sarna es una enfermedad parasitaria provocada por ácaros.
  2. Existen dos tipos de sarna principalmente: la Demodésica y la Sarcóptica.
  3. La sarna Demodésica no se transmite al humano.
  4. La sarna Sarcóptica es latamente contagiosa al humano.
  5. Las lesiones típicas de la sarna Demodésica se presentan en la cara alrededor de ojos y boca.
  6. Las lesiones típicas de la sarna Sarcóptica se observan en los márgenes de las orejas.
  7. Aunque la sarna Demodésica no es contagiosa al humano y es la más común de las sarnas, todos los perros con lesiones de piel es recomendable manejarlos con guantes.
  8. El diagnóstico se hace con la historia clínica, el examen físico y raspado o biopsia de piel.
  9. El tratamiento consiste en medicamento contra parásitos externos tomados, inyectados o tópicos, depende de cada caso y tipo de sarna.
  10. Visite a su médico veterinario.

Tos de las perreras

Qué es la tos de las perreras

Se le llama tos de las perreras a la enfermedad de vías respiratorias que afecta principalmente a perros albergados en lugares como: escuelas de adiestramiento, pensiones, perreras o tiendas de mascota, ya que estos son los más propensos a tener una baja de sus defensas (inmunosupresíón).

La tos de las perreras es provocada por un complejo de agentes que producen en los perros afectados una tráqueobronquitis, es decir, afección de tráquea y bronquios por lo que se puede presentar como una tos seca y complicarse hasta una neumonía. La bacteria de Bordetella por lo general está presente, junto a uno o varios virus como la parainfluenza, eovirus, herpesvirus, sin embargo, se pueden aislar otros agentes como Pseudomonas, Escherichia coli, Klebsiella, Pasteurella, Streptococcus, Mycoplasma, entre otros.

Signos

Los perros infectados con la tos de las perreras generalmente presentan una tos seca inicialmente, sin embargo puede encontrarse cualquier  otra signología respiratoria: tos, estornudos, secreción nasal, dificultad respiratoria, depresión, debilidad, deshidratación, etc.

Tratamiento

El punto principal en todos los pacientes afectados es aumentar su inmunidad o defensas, al mismo tiempo que se da una terapia de soporte a base de antibióticos o una combinación de éstos, así como hidratación, broncodilatadores, expectorantes, etc.

La inmunoestimulación se puede obtener de varias maneras, desde una buena alimentación y suplementos alimenticios, así como medicamentos específicos para elevar leucocitos o glóbulos blancos, que se encuentran directamente relacionados la inmunidad del paciente.

Muchas veces se necesitan de estudios complementarios para poder dimensionar el daño en el paciente, como pruebas de laboratorio o rayos x; en perros con bronquitis o neumonía es indispensable la hospitalización.

Algunos pacientes con casos leves pueden tener una recuperación sin tratamiento, aún así, nunca está recomendado esperar a ver si se recupera ya que las complicaciones hacia neumonías pueden presentarse en unos cuantos días y empeorar el pronóstico.

Pronóstico

Es muy variable ya que principalmente en cachorros, la tos de las perreras puede complicarse con virus más agresivos como el distemper o moquillo;  si la inmunosupresión es muy severa y el tratamiento es tardío puede tener un desenlace fatal, no obstante, en la mayoría de los casos con el tratamiento en tiempo y forma, el paciente responderá en días para una recuperación total.

Prevención

Existe una vacuna para prevenir la presentación de la tos de las perreras, con la condición de que debe aplicar cuando menos tres semanas antes de poner al perro en contacto con el riesgo, es decir, antes de llevarlo a pensión en vacaciones o internarlo en una escuela de adiestramiento o llevarlo a una exposición canina. No sirve de nada que en las escuelas o pensiones se vacune al perro el mismo día que es ingresado, ya que la producción de anticuerpos contra la bordetella tarda entre 12 y 20 días para tener un  nivel adecuado de protección.

La protección que ofrecen las vacunas que se aplican por vía intranasal es de a lo sumo de seis meses, por lo que se recomienda la revacunación dos veces por año, en perros que tienen alto riesgo de contagio, como los perros de competencia o perros que van mucho a pensiones o escuelas.

Tips:

  1. Si compras una mascota en tiendas de mascotas o criaderos siempre es recomendable realizar un hemograma cuando menos para saber si está cursando por alguna infección.
  2. Si un cachorro presenta problemas respiratorios no siempre se trata de moquillo o distemper, hay que realizar estudios para saber de qué se trata.
  3. Si tu perro presenta problemas respiratorios después de regresar de una pensión o adiestramiento, acude a tu veterinario de inmediato, ya que muy posiblemente se trate de Tos de las Perreras.
  4. Si vas a pensionar o adiestrar a una mascota, vacúnala contra Bordetella y Parainfluenza cuando menos 2 semanas antes de ingresarla.
  5. Si tu perro es de competencia o está en un programa de adiestramiento prolongado, se le deberá aplicar la vacuna respiratoria cuando menos cada seis meses.
  6. Todos los perros con Tos de las Perreras deben ser tratados, no se debe dejar a la suerte la salud de las mascotas.
  7. Consulta con tu veterinario los diferentes productos que existen para aumentar las defensas de tu perro.
  8. Los perros que ya cursan con la enfermedad no deben vacunarse.
  9. Evite la automedicación ya que en la mayoría de los casos se tienen más consecuencias que beneficios.
  10. Consulte a su veterinario.

Hipotiroidismo en perros

El hipotiroidismo es la deficiencia de hormona tiroidea ya sea por falta de producción o liberación de dicha hormona.

La hormona tiroidea participa en múltiples funciones orgánicas y está asociada principalmente a la activación del metabolismo, por lo que los pacientes hipotiroideos presentan una baja tasa metabólica y entre los signos más comunes son la obesidad, poca actividad, letargia, problemas recurrentes de piel como zonas sin pelo, pigmentación anormal de la piel, pelo seco y frágil, descamación de la piel, etc., siendo todas estos los más fáciles de identificar por el propietario; sin embargo, en muchos casos se presentan problemas como: infertilidad, alargamiento entre celos, celos silenciosos, en machos poca o nula producción de espermatozoides, problemas en el corazón, debilidad muscular, por mencionar algunos.

Existen tres tipos de hipotiroidismo, pero el más común es el primario que consiste en un daño en la Glándula Tiroidea ya sea por mala formación, enfermedad, tumor o atrofia; que provoca una insuficiente o nula producción de la hormona tiroidea.

Todos los perros pueden presentar hipotiroidismo, sin embargo, es en perros entre 4 y 10 años de raza mediana y grande en los que lo encontramos con mayor recurrencia. Las razas que están predispuestas a presentar hipotiroidismo con mayor frecuencia son: cobrador dorado, cobrador de labrador, doberman, setter irlandés, gran danés, airdale terrier, viejo pastor inglés, dachshund, schnauzer miniatura, cocker spaniel, poodle y bóxer.

El diagnóstico del hipotiroidismo se realiza a través de la signología, el examen físico en consultorio y se complementa con pruebas de laboratorio que consisten en un perfil químico completo y la medición de los niveles de la hormona T4 y TSH. En la mayoría de los perros hipotiroideos se presentan niveles bajos de T4 y niveles aumentados de la TSH, sin embargo hay pacientes con signología clara de hipotiroidismo con niveles de T4 y TSH en rangos normales que son candidatos a recibir medicación y responden de manera exitosa.

El tratamiento consiste en proveer al paciente de hormona tiroidea sintética a través de pastillas, éstas se dosifican inicialmente de acuerdo al peso del paciente y posteriormente se debe mantener un monitoreo constante para realizar ajustes a su dosis, ya que el tratamiento es para toda la vida. Si se realiza de manera correcta y controlada con un monitoreo estrecho del veterinario, los pacientes responden rápidamente y su calidad de vida mejora en poco tiempo.

Para los pacientes hipotiroideos que no reciben el tratamiento tienen mal pronóstico ya que fácilmente hay complicaciones cardiovasculares, renales (enfermedades del riñón), articulares por el sobrepeso y problemas de piel.

Tips:

  1. Si tu perro es obeso y no come tanto como para estarlo, es probable que sea hipotiroideo.
  2. Perros apáticos al ejercicio, que buscan los lugares más calientes de la casa o patio, también son candidatos a descartar hipotiroidismo.
  3. Los estudios de laboratorio son indispensables, no dudes en realizarlos, ya que puedes mejorarle la vida de inmediato a tu mascota.
  4. Algunos pacientes con niveles normales de T4, pueden ser candidatos a recibir el tratamiento de hormona tiroidea sintética, esto por supuesto será determinado por el médico veterinario.
  5. Las razas más frecuentes en consulta con hipotiroidismo son: cobrador de labrador y cobrador dorado.
  6. La dosis inicial la determinará el veterinario de acuerdo al peso del paciente, sin embargo el monitoreo es necesario para llevar correctamente el tratamiento del paciente.
  7. La hormona tiroidea se debe administrar todos los días de por vida, no hay vacaciones ni días festivos, estos pacientes necesitan su dosis diaria.
  8. Si sales de vacaciones y tienes una mascota hipotiroidea puedes dejarlo en pensiones que por un costo mínimo le administran la medicina a tu perro y tú descansas tranquilo.
  9. Las pastillas para el tratamiento son de uso veterinario ya que la hormona sintética que venden para humanos tiene concentraciones mucho más bajas de las que requiere un perro.
  10. Consulta a tu veterinario.

Pulgas en perros

Las pulgas son parásitos externos que se alimentan de la sangre de su huésped (hematófagos) y se les encuentran en todo el mundo.

La infestación por pulgas en perros es muy frecuente, sobre todo en épocas de calor y lluvias, primavera-verano, por lo que la prevención en estas fechas debe ser más intensa.

Las pulgas adultas miden en promedio 2-3 mm de largo, son largas, aplanadas de color obscuro. Existen diferentes especies de pulgas, por ejemplo las pulgas que se hospedan en los perros se llaman Ctenocephalides canis, las de los gatos Ctenocephalides felis y las que afectan al humano se llaman Pulex Irritans.

Las pulgas habitan en lugares como el pasto de los parques, cortinas, alfombras, esquinas, almohadas, camas, cobijas, etc., y suben a su huésped (el perro) únicamente para alimentarse, por esta razón es que si vemos un par de pulgas en nuestras mascotas, lo más seguro es que existan muchas más de ellas en la casa o en la cama de nuestro amigo.

Existen algunos perros que son alérgicos a la saliva de pulga, esto quiere decir que cuando la pulga regresa un poco de la sangre que succionó, la devuelve con algunas partículas que le pueden provocar una reacción exagerada en el perro, muy parecido a lo que ocurre con algunas personas que son susceptibles al piquete de abeja, la reacción es diferente en cada caso, algunos se ponen muy mal y otros simplemente les sale una pequeña lesión rojiza. En perros que son alérgicos a la saliva de la pulga, una sola de ellas puede provocar grandes males sobre todo en la piel, con caída de pelo, enrojecimiento y engrosamiento de la piel, que además se puede complicar con una contaminación de bacterias.

Para el caso de estos perros susceptibles, es importante utilizar productos que repelan a las pulgas antes de picar, pero más adelante hablaremos de la prevención.

Tratamiento contra pulgas

Conociendo que las pulgas sólo están encima de nuestros perros para comer, no se pude aplicar un producto al perro y pensar que hemos resuelto la situación. Una tratamiento integral consiste en eliminar a las pulgas que están sobre el perro, eliminar a las pulgas que están abajo (camas, casas, colchones, cobijas, etc.) y aplicar otro producto para evitar que vuelvan a llegar a nuestra mascota.

El tratamiento mas común es el jabón antipulgas, que efectivamente es muy eficiente pero hay dos puntos a considerar:

Lo primero que debe saber es que no sirve para prevenir, lo único que ganamos con bañar cada ocho días a los perros contra pulgas, es resecarles el pelo y provocar problemas relacionados a esta resequedad.

Los champúes y jabones antipulgas sólo deben usarse cuando el perro tenga pulgas y físicamente las hayamos encontrado. Para esto el jabón se aplica y si se siguen las instrucciones del producto y del veterinario, con lo que efectivamente, se matará a toda pulga que se encuentre a su paso sobre la mascota.

El talco antipulgas es una opción más al alcance de todos, estos se aplican mucho en cachorros que no cuentan con vacunas y no podemos bañarlos, funcionan bastante bien, pero no se pude abusar de ellos, ya que al no enjuagarse se va acumulando entre el pelo de los perros.

Para eliminar las pulgas de las cosas donde vive y duerme el perro existen insecticidas que debemos asegurarnos que sean efectivos contra pulgas y estará indicado en la etiqueta. En las clínicas veterinarias seguro encontrará productos especializados para esta parte del tratamiento.

Es necesario enjuagar y en algunos casos lavar todos los objetos que hayamos tratado con los insecticidas para evitar intoxicaciones en nuestros perros.

El último paso es la aplicación de productos para repeler las pulgas. El más antiguo es el collar antipulgas, funciona bien en muchos casos, pero al ser tan local (el cuello), puede no ser tan efectivo para la parte trasera del lomo, si es muy grande el animal. Todos los collares tienen un tiempo máximo de utilidad, es importante sustituirlo antes de esta fecha de caducidad.

Las pipetas antipulgas es lo más utilizado en la actualidad, éstas se aplican directo en la piel del perro, se absorbe y repele a las pulgas y las que llegan a picar se mueren. En estos productos es muy importante saber su modo de acción, para el caso de los perros con alergia a la saliva de la pulga, de nada servirá que sólo mate a las pulgas cuando piquen. Para estos perros es importante que el producto sirva específicamente para repeler.

Estos productos una vez aplicados tienen un tiempo de utilidad que varía de un a tres meses, dependiendo de la marca, y durante este tiempo el perro puede ser bañado y mojado y el producto no pierde su funcionalidad.

Por último y como parte del tratamiento para las pulgas, se tienen que someter a una desparasitación completa a los perros cuando se haya eliminado a las pulgas, ya que como comentamos anteriormente, las pulgas transmiten parásitos al momento de picar.

Los perros con alergia a la saliva de la pulga requieren, por supuesto, que además de eliminarles las pulgas, se les de un tratamiento específico para corregir los problemas de piel y quitar la molestias que provoca la piel afectada. Este tratamiento será indicado por el medico veterinario responsable.

Tips:

  1. Las pulgas sólo suben al perro para comer, no viven encima de él.
  2. Sólo utiliza el jabón antipulgas cuando veas las pulgas en tu perro.
  3. El jabón antipulgas no sirve para prevenir y puede resecar la piel.
  4. Desinfecta las esquinas de la casa del perro, alfombra, cojines, cobijas, y todos aquellos objetos con los que haya estado en contacto tu perro cuando portaba las pulgas, después lava todo para evitar intoxicaciones.
  5. Utiliza los productos repelentes sobre todo en épocas de mayor calor y humedad.
  6. Nunca apliques insecticidas sobre del perro.
  7. Todos los productos repelentes tienen un tiempo máximo de utilidad, asegúrate de aplicar más producto o cambiar el collar antipulgas antes de la fecha de caducidad.
  8. 24 horas después de absorbido el producto repelente como las pipetas antipulgas, puedes bañar y mojar al perro sin que pierda efectividad el repelente.
  9. Los perros alérgicos a la saliva de la pulga dependen al 100% de productos repelentes.
  10. Todos los productos deben ser recetados y sugeridos por el médico veterinario.

 

Entropión en perros | Enfermedad en párpados

El entropión es la inversión de los bordes del párpado en dirección hacia el interior del ojo, que provoca el roce de las pestañas con la córnea, provocando a mediano y largo plazos úlceras corneales y hasta la pérdida de la vista.

Predisposición

El entropión es un problema oftalmológico muy frecuente en perros sobre todo de ciertas razas como shar pei, chow chow, rottweiler, bulldog inglés, mastín napolitano, dogo de Burdeos, entre otras.

Estas razas, por tener piel laxa y con mucha grasa subcutánea (debajo de la piel), es frecuente que los párpados sean muy flexibles y fácilmente se enrollen provocando la fricción de las pestañas y pelo en cada parpadeo, con lo que se va debilitando la córnea, que es la estructura transparente de la parte central del ojo.

Signos

Los perros que padecen de este problema inicialmente presentan lagrimeo constante (epífora), parpadeo muy frecuente y, en caso de más dolor, pueden dejar el ojo completamente cerrado.

Para comprender lo doloroso que resulta para los perros, sólo hay que imaginarse lo punzante que es tener una pestaña en el ojo, que además esta rozando cada parpadeo y no es una, son muchas al mismo tiempo.

Además, ya ulcerada la córnea, el dolor constante, con pérdida de visión y si la perforación sigue progresando puede provocar la pérdida del ojo.

Diagnóstico

El motivo de consulta inicial generalmente es la presencia de lagrimeo constante, o el ojo cerrado.

El diagnóstico lo hace el médico veterinario después de una revisión  oftalmológica, que debe incluir de forma rutinaria una tinción del ojo para saber si el paciente ya cursa con una úlcera corneal.

Tratamiento

El tratamiento del entropión depende de la gravedad de éste. Por ejemplo en cachorros de dos meses con entropión, a veces se logra evitar la cirugía con puntos de sutura, que aunque requieren una pequeña anestesia general, es un procedimiento rápido y puede llegar a evitarle una cirugía mayor al cachorro. En ocasiones estos puntos deben de ponerse  una o dos veces más conforme se desarrolla el perro.

La cirugía de entropión es una cirugía sencilla, que de preferencia debe realizarse en perros completamente desarrollados, es decir adultos, sin embargo, en cachorros con entropión severo a veces es inevitable hacer la corrección.

El procedimiento consiste en hacer uno o varios cortes alrededor de los párpados para quitar el exceso de piel y evitar que se enrolle. El procedimiento debe hacerse con médicos con experiencia, ya que de hacerse mal puede provocar  ectropión, es decir, el fenómeno inverso.

En muchas ocasiones no basta una sola cirugía, ya que por tratarse de perros con mucha grasa subcutánea y con piel laxa, a veces es necesario hacer una segunda o tercera corrección, dependiendo de cada perro y de la pericia del médico veterinario.

En caso de presentarse una ulceración de córnea, ésta debe ser tratada de inmediato, pero reincidirá una y otra vez si no se quita el entropión.

Prevención

El entropión tiene un porcentaje de propensión a heredarse, es recomendable evitar la reproducción de ejemplares con este problema, pero a veces resulta imposible hacer esto en razas como el shar pei que presenta un alto porcentaje de perros afectados.

Tips:

  1. El entropión es la inversión de los bordes del párpado en dirección hacia el interior del ojo.
  2. Las razas predisponentes a padecer este problema son: shar pei, chow chow, rottweiler, bulldog inglés, mastín napolitano, dogo de Burdeos,  entre otras.
  3. El primer signo de entropión es la presentación de epifora (lagrimeo abundante), inflamación y cierre del ojo.
  4. En perros con entropión crónico puede complicarse con úlceras en la córnea y hasta la pérdida de la visión.
  5. El diagnóstico de entropión lo hace el médico veterinario después de una revisión  oftalmológica.
  6. El tratamiento en cachorros es a base de puntos de sutura.
  7. La cirugía de entropión debe realizarse en adultos, a menos de que tenga una presentación muy grave en cachorros.
  8. En algunos casos después de la cirugía inicial, se requieren uno o más retoques posteriores.
  9. Los ejemplares que padecen esta enfermedad de preferencia no deben ser reproducidos.
  10. Consulte a su veterinario.

 

Perros en temporadas de calor

En las temporadas de calor, nuestros perros sufren de manera diferente las inclemencias del tiempo ya que ellos no transpiran y la disipación del calor la llevan a cabo por otros métodos.

En este articulo comentaremos algunos cuidados sencillos, pero muy importantes, para que nuestras mascotas no sufran el calor y no comprometan su salud.

Como comentamos en el párrafo anterior, a diferencia de nosotros,  los perros no sudan, sino que ellos  jadean y esa es su manera de enfriar su cuerpo cuando la temperatura corporal aumenta, ya sea por la temperatura ambiente o bien cuando se someten ejercicio.

Es por esto que debemos procurar el ejercicio de las mascotas en horas en las que la temperatura ambiente sea más fresca, ya sea por la mañana temprano o bien por las noches, evitando los ejercicios extenuantes a medio día, debido a que podemos promover la presentación de un golpe de calor, que consiste en un incremento abrupto de temperatura en los perros, que son incapaces de controlar y puede provocarles incluso la muerte.

Las caminatas moderadas si pueden realizarse a todas horas, siempre y cuando vayamos monitoreando el cansancio del perro y proveamos agua fresca antes, durante y después del paseo.

El uso de bozales o halter pueden ser un problema para tu mascota pues les impide jadear, su uso por lo mismo, debe ser limitado y controlado para evitar sobrecalentamiento en los perros en condiciones de calor.

Otra circunstancia que también puede tener consecuencias graves no importando el tamaño o raza de la mascota, es dejar a los perros en el automóvil,  aun con los ventanas abiertas e incluso por unos cuantos minutos, ya que el incremento de la temperatura dentro del vehículo puede llegar a ser mortal.

Los perros deben tener en todas las temporadas del año agua  fresca y limpia, pero por supuesto que en épocas de calor el cuidado debe ser mayor para evitar la deshidratación, por ejemplo poner un segundo plato con agua, una cubeta, etcétera, asegurándonos de que estén protegidos del sol, para evitar que se caliente. La deshidratación puede ser muy peligrosa por lo que debemos tener estos cuidados; en condiciones de temperaturas extremas, se pueden poner electrolitos orales en el plato tales como suero oral, pedialyte, solural o inclusive gatorade.

Los requerimientos calóricos en temporadas de calor son menores, así que no es raro que las mascotas en estas fechas coman menos cantidad de alimento, podemos utilizar alimentos con menor contenido de energía para esta temporada para evitar que suban de peso los perros, sin embargo, cualquier ajuste debe ser monitoreado por el médico veterinario.

Además de estos cuidados, debemos poner mayor atención a las desparasitaciones, medicamentos antipulgas, así como evitar que los perros ingieran comida de la calle, ya que el calor fomenta la proliferación de moscas, pulgas, garrapatas, además de que los alimentos que se tiran en las calles se descomponen rápidamente.

Si su perro presenta vómitos o diarreas en estas fechas, es necesaria la atención veterinaria inmediata, para evitar casos de deshidratación severa en cuestión de horas.

Todo perro debe contar con una casa, lona o techo que les provea una sombra, además, para evitar el incremento de su temperatura así como la insolación, la casa debe tener ventilación y ser lavada regularmente.

Tips:

  1. Asegúrate que tu mascota tenga agua disponible todo el tiempo, que   esté fresca y limpia y protegida del sol para que no se caliente.
  2. Evita ejercitar a tu perro en horas de máximo calor.
  3. Lleva contigo un bote con agua para hidratar a tu mascota durante los paseos.
  4. Por ningún motivo dejes a tus mascotas dentro del auto esperando, ni siquiera con las ventanas abiertas.
  5. Ofrécele una sombra fresca y suficientemente amplia a tu mascota para protegerla de las inclemencias del tiempo.
  6. En casos de temperaturas extremas sustituye el agua por electrolitos orales como suero oral, pedialyte, o inclusive gatorade.
  7. No es causa de alarma si el consumo de alimento del perro disminuye en temporada de calor.
  8. Los perros no transpiran por lo que el halter o cualquier aditamento que cierre su boca como un bozal, evita que el perro jadee y controle su temperatura, por lo que su uso sin previsión puede ser peligroso y causar un daño severo en temporada de calor.
  9. Si tu perro presenta enfermedades gastro-intestinales, atiéndelas de inmediato con un veterinario para evitar que se deshidrate.
  10. Visita a tu médico veterinario.

Parvovirus canino | Parvo en perros

El parvovirus canino es una enfermedad provocada por un virus que afecta principalmente el sistema digestivo de los perros, provocando diarrea sanguinolenta, vómitos y deshidratación, en ocasiones con resultados fatales.

Los perros infectados presentan sinología cinco días después de haber sido expuestos al virus, el contagio se da por vía fecal-bucal.

Esta enfermedad se puede presentar en cualquier edad, pero principalmente se ven afectados cachorros de seis meses o menos.

Los signos más frecuentes son diarrea líquida generalmente  hemorrágica (con sangre), vómitos, pérdida del apetito, depresión y deshidratación rápida y progresiva. La muerte por lo general esta asociada a la deshidratación.

El diagnóstico se hace por medio de la historia clínica, el examen físico y pruebas de laboratorio, que consisten en un hemograma (biometría hemática) y pruebas de diagnóstico específico de parvovirus a través de heces; si bien estos estudios son muy confiables cuando indican positivo, puede haber falsos negativos, es decir, que la prueba marque negativa porque en ese momento el perro no estaba arrojando el virus por heces a pesar de estar infectado con parvo.

Los pacientes con este padecimiento deben ser hospitalizados desde el inicio del problema, el tratamiento consiste en la hidratación metódica, antibióticos, y control de signos como vómitos, dolor, etcétera.

Actualmente se utilizan medicamentos que aumentan específicamente las defensas (neutrófilos) con buenos resultados en cachorros, a pesar del precio, está comprobado que es la mejor opción para los pacientes diagnosticados con parvovirus si se quiere darles una oportunidad real de sobrevivir.

La desinfección de los lugares donde estuvo un paciente enfermo es crucial para evitar contagios, existen en el mercado varios tipos de desinfectantes específicos, pero se puede utilizar cloro al 1:32 con buenos resultados.

La vacunación es muy importante para la prevención, los cachorros no se deben exponer a parques y jardines comunes o a otros perros si no han recibido al menos dos aplicaciones de vacunas contra la enfermedad, separadas de al menos dos semanas cada una y dejando pasar 10 días posteriores a la última aplicación.

Los perros vacunados también pueden ser afectados por el virus, pero en una forma mucho más benévola y a veces de forma subclínica (sin signos).

La vacunación contra parvovirus debe realizarse cada año para evitarle problemas a sus mascotas.

Tips:

  1. El parvovirus es una enfermedad viral.
  2. Lo eliminan los perros afectados a través de las heces y estas son la fuente de contagio.
  3. Los signos se presentan 5 días después de haber entrado en contacto el perro con el virus.
  4. Los signos más frecuentes son: diarrea sanguinolenta, vómito, depresión, deshidratación y pérdida de apetito.
  5. Los cachorros con esta enfermedad deben ser hospitalizados de inmediato.
  6. Si se quiere meter otro cachorro después de un perro enfermo con parvovirus, debe ser desinfectado el lugar, platos, juguetes con desinfectantes específicos o con cloro, de preferencia dejar pasar un mes.
  7. El uso de medicamentos para estimular las defensas es muy importante del tratamiento, además de los antibióticos, hidratación, etc.
  8. Los cachorros deben ser vacunados al menos en dos ocasiones antes de ser expuestos a sitios comunes como parques y jardines.
  9. Los perros adultos deben ser vacunados anualmente contra parvovirus.
  10. Visite a su veterinario para aclarar sus dudas.

Gestación en perras | Embarazo de las perras

El estado de gestación o embarazo, es una etapa muy emocionante para la mayoría de los propietarios de perros, los que hemos tenido la oportunidad de seguir esta fase hasta llegar a la culminación y tener cachorros en casa, sabemos que es una experiencia que marca un pauta importante de nuestras vidas, sobre todo para los niños, quienes hacen vínculos muy importantes con sus mascotas y con los cachorros de sus mascotas, creando conciencia de la vida y en casos particulares, convirtiéndose en apasionados amantes de los animales.

Duración de la gestación

La gestación en las perras es muy corta, 63 días con un rango de 5 días más o menos, es decir, de la última cruza registrada se contabilizan los días desde 58 hasta 68 días. Existen algunos factores que pueden provocar estas diferencias en tiempo.

Ultrasonido durante la gestación

El conteo de los días que faltan para parir como lo comentamos en el párrafo anterior se hacen de acuerdo con la ultima monta o inseminación artificial en su caso, pero.. ¿qué hacer en caso de que como propietarios nos dimos cuenta que la perrita estaba en celo hace un mes y ahora la vemos regordeta?, para estos casos el ultrasonido es una gran opción, con este estudio podemos evaluar a los cachorros en cuanto a desarrollo, frecuencia cardíaca, movimiento, etc. y se puede calcular el tiempo de gestación, para así estar listos para recibir en forma adecuada a los cachorros.

El ultrasonido también es una solución para los propietarios que saben cuándo se cruzó la perra y desean saber si está gestante de forma rápida, para hacer un seguimiento del desarrollo de los cachorros, además de grabarlos en un video para verlo posteriormente; sirve igualmente para dar seguimiento oportuno en el caso de perras que han tenido fracasos en intentos anteriores de gestación.

El ultrasonido gestacional se puede realizar desde el día 18 de hasta el final de la gestación, en perritas que están por parir y no se sabe del estado de los cachorros, se realiza este estudio rápidamente para tener información en minutos, inclusive antes entrar a cesárea.

Cuidados alimenticios

La dieta durante la gestación es fundamental, la demanda de nutrientes se incrementa conforme se acerca el parto debido al crecimiento y desarrollo de los cachorros; al mismo tiempo va disminuyendo el espacio en abdomen para el estómago, por lo que las comidas se deben ofrecer mas pequeñas en volumen, pero con mayor frecuencia, lo más cómodo es dejar el alimento a libre acceso a partir de la mitad de la gestación.

Es conveniente adecuar el alimento durante este periodo, por ejemplo, cambiar las croquetas de costumbre ya sea por alimento de cachorro o bien por un alimento especializado para hembras gestantes en lo últimos 30 días, el médico veterinario podrá hacer una recomendación para cada caso.

Ambiente

Las hembras gestantes deben estar durante toda la gestación en ambientes tranquilos, sin estrés, ni agresiones. Es importante asignarle un cuarto o zona especial para ella donde se sienta cómoda, segura, alejada de la lluvia, viento y cambios climáticos.

Normalmente se les asigna una transportadora de plástico o cajón de plásticos o madera, con toallas o sábanas viejas, para que pueda hacer su nido y posteriormente puedan parir en él, sintiendo todo el confort.

Ejercicio

La futuras madres deben tener ejercicio diario aunque luzcan inmensas panzas, el ejercicio ayuda a tener una mejor forma física, musculatura, y evitar la obesidad.

Las caminatas son lo mejor, el tiempo dependerá de la capacidad de la perra, pero en promedio 30 minutos diarios son suficientes hasta que se le dificulte caminar a la mascota. Por supuesto no debemos obligar a continuar caminado a una hembra que tiene dificultad para hacerlo o tiene problemas para respirar, en esos casos, lo mejor es asesorarnos con el médico veterinario.

Enfermedades y medicación de perras gestantes

Nunca es recomendable la medicación de las mascotas sin prescripción veterinaria pero es mucho más importante evitarla durante la gestación. En este sentido el médico  que atiende a la mascota toma en cuenta el suministro de medicamentos conforme a la clasificación de los medicamentos veterinarios (A, B, C y D) dependiendo de lo tóxico que pueden ser ya se para la perra o para los cachorros. Los A son inocuos y no provocan ningún daño a los cachorros y los D son los más peligrosos, que ya circulando en torrente sanguíneo pueden pasar vía placentaria y llegar a los cachorros provocando daños de formación, desarrollo o muerte y/o provocar abortos.

Siempre que una perra gestante presente alguna enfermedad por leve que parezca, debe ser revisada y medicada por un médico veterinario especializado, ya que en ocasiones el tratamiento puede ser más dañino que la enfermedad misma.

Rayos X

Los rayos X son muy importantes, sobre todo en perras primerizas. Con este estudio se puede determinar el número de cachorros por nacer, así como si podrán o no pasar por el canal de parto, el nombre técnico es céfalo-pelvimetría, es decir medición de cráneo (cachorros) y pelvis (madre). Si los cráneos son más grandes que el canal de parto, es un hecho que la perra necesitará una cesárea con lo que podemos programar la cirugía con tiempo, evitando la emergencia para asegurar el éxito, lo que significa una cesárea segura y con cachorros vivos.

Si los cachorros pueden pasar de acuerdo a la relación cráneo-canal de parto, existen otros factores que pueden forzar a necesitar cesárea, por ejemplo que los cachorros se atraviesen, la perra no presente contracciones, etcétera. En el siguiente artículo del tema desarrollaremos todos los cuidados en torno al parto.

El estudio radiográfico se puede realizar a partir del día 45 de la gestación, pero es mucho mejor realizarlo lo más cercano al parto por ejemplo entre el día 50 y 55.

La radiación aplicada para tomar el estudio no representa ningún riesgo para los cachorros ni para la madre, normalmente se hacen dos tomas y la radiación es controlada y mínima.

Tips:

  1. El tiempo de gestación en perras es de 63 días ± 5 días.
  2. El conteo de días se realiza de acuerdo a la última fecha registrada de monta o inseminación artificial.
  3. El ultrasonido se puede realizar a partir del día 18 de gestación para saber si está gestante la mascota, ver el desarrollo de los cachorros y estimar la edad gestacional en casos que así lo requiera.
  4. El ultrasonido no es confiable para saber el número de cachorros por nacer.
  5. El alimento debe cambiarse por croquetas de cachorros o para hembras gestantes a partir de la mitad de la gestación, dejando a libre acceso.
  6. La futura madre deberá contar con un sitio cómodo, libre de cambios climáticos, y sin estrés.
  7. Se debe asignar un cajón o transportadora para que lo utilice de nido.
  8. Las hembras gestantes deben ejercitarse con caminatas de 30 minutos diarios hasta que les sea posible, en general lo pueden hacer hasta unos pocos días antes del parto.
  9. Por ningún motivo debe medicarse a una perra gestante sin revisión y prescripción médica veterinaria.
  10. Los rayos x deben realizarse a partir del día 45 de gestación para determinar el número de cachorros total por nacer, así como para saber si pueden pasar o no por el canal de parto y, en su caso, programar una cesárea.

 

Entrenamiento de perros para estar en un kennel

EL uso de la transportadora (kennel, jaula, corral) no tiene el fin de tener confinado al perro durante todo el día, sabemos que los perros deben tener su actividad normal además de ejercicio diario de al menos una hora al día. Los perros que son entrenados a estar dentro de la transportadora tienen a tener menos niveles de estrés, se acoplan mas rápido a estar dentro de casa y por lo mismo tienen mas afecto de sus propietarios que si vivieran en el patio.

La idea de entrenar a nuestras mascotas a el uso de la transportadora tiene el fin de proveerle lo equivalente a un cuarto propio, donde se sienta cómoda, relajada y libre de estrés.

Especificaciones de la jaula

La transportadora debe tener ciertas características para que el perro la pueda tener la comodidad y paz que intentamos. Dentro de la jaula el perro debe poder ponerse de pie, girar y tener una superficie cómoda como una toalla, tape o cojín.

Teniendo como una máxima de los perros que la zona en la que duerme la respeta para defecar u orinar, es necesario que la transportadora no sea mas grande de lo arriba comentado, ya que si tiene “demasiado” espacio el perro puede llegar a defecarse u orinarse dentro.

La ubicación de la jaula es muy importante debe estar en una zona de bajo flujo de gente, por esto las cocinas, pasillos o puertas de entrada no son un buen lugar.

Mientras menos estímulos tenga nuestro perro menos agitado y menos ansioso se pondrá.

El primer acercamiento a la transportadora

El primer contacto del cachorro o perro adulto con la jaula es muy importante, debemos tenerla con la puerta abierta y proveerle una zona que le parezca familiar, es decir meter pequeños trozos de comida o premios, sus juguetes favoritos y en caso de perros que ya tienen apego a sus propietarios meter una playera de preferencia usada con el olor al propietario.

La paciencia es una factor fundamental, ya que las primeras veces se meterá el perro (nunca debe ser empujado) y comerá y se saldrá, posteriormente en cuanto entre, cerraremos la puerta de la jaula por unos segundos mientras come y después lo liberamos, y así incrementando progresivamente los tiempos encerrado.

En caso de que por alguna razón el perro ya encerrado empieza a ladrar o alterarse por ningún motivo debe de abrirse la jaula, ya que el perro asociará que mientras ladre y llore, llegaremos a liberarlo. Para estas situaciones debemos esperar a que se calme y una vez que ocurra esto, procedemos a liberarlo.

Incrementando tiempos

El entrenamiento debe ser siempre calmado, nunca debemos alterarnos aunque no nos salgan las cosas a la primera, ya que debe ser una experiencia relajante para la mascota.

Conforme pase el tiempo podremos incrementar los tiempos de muy conveniente usar la noche como parte del entrenamiento, es decir meter al perro lo mas tarde posible a la jaula y en cuanto nos levantemos abrirle para llevarlo a la calle, patio o donde queramos que orine y defeque.

Este proceso es muy importante sobre todo en los cachorros, pero como sabemos no tienen un control de esfínteres tan bueno así que pueden ocurrir accidentes y no deben ser regañados, debemos corregir nosotros dejando menos tiempo al perro o bien ayudarlo a que orine antes de irse a dormir, tal y como haríamos con un niño pequeño.

Posteriormente podemos incluir una palabra de llamado como “a tu casa Jack” o un silbido particular para que el perro lo asocie y se dirija a su “cuarto” con una sola orden.

Lo que no debemos hacer durante el entrenamiento 

  1. No debemos desesperarnos.
  2. Si el perro durante el día hace alguna travesura debemos evitar “castigarlo” metiéndolo a su jaula, ya que asociara a ésta como algo negativo. Si el perro desde meterse por su propia cuenta esta bien, porque para el es un refugio pero no debemos encerrarlo con insultos ni estrés.
    No meterle su comida y agua dentro de la jaula.
  3. Usar transportadoras muy grandes.

Consideraciones finales

Con paciencia, constancia y tiempo, la jaula será una gran ayuda para evitar que los perros destruyan la casa mientras salimos, tendrán SU espacio, contaran con una zona de confort y protección y nosotros tendremos una herramienta muy importante para evitar ansiedad por separación en los perros, enviaremos reprimendas constantes, además de tener una auxiliar muy importante en el entrenamiento para que los perros vivan en el interior de la casa.

Tips:

  1. Tener una transportadora con dimensiones justas para que el perro se pare, gire y este cómodo en el espacio mínimo.
  2. Si acaba de comprar un cachorro, compre la transportadora que le servirá de adulto, y reduzca el espacio interior con botellas de agua, una caja o cualquier otro objeto para que el espacio sea justo.
  3. La jaula debe ser ubicada en la casa en una zona de bajo flujo de gente.
  4. Las primeras aproximaciones deben ser experiencias positivas para no crear fobia a la transportadora.
  5. La primera incursión debe hacerse con la puerta abierta, la siguiente con la puerta cerrada durante 5 segundos y así ir incrementando los tiempos poco a poco.
  6. La jaula no debe ser utilizada como método de castigo.
  7. No se debe sacar al perro si esta llorando o aullando, se debe esperar a que este calmado para abrir la puerta.
  8. No es recomendable meter comida y agua a menos que el tiempo que estará dentro sea por algunas horas.
  9. Las transportadoras son una gran aliado en el entrenamiento de perros para vivir en interiores.
  10. Consulta a tu veterinario.

 

Av. Venustiano Carranza No. 1635 Oficinas 2 y 3. Fracc. Residencial Esmeralda, Colima, Col. México. C.P. 28017
cesarg@kingboxers.com.mx - Tel/Fax (312) 313-1310, Cel. 044-312-943-9145, ID NEXTEL: 62*11*10470
Tel./Fax Guadalajara
33-8995-3009. D.F. 55-8995-4228
Privacidad